28 may. 2007

Ladrones de fin de mes

Hay una cita de Coluche, que me encanta que dice "Cuando era pequeño, en casa, lo más duro era el final de mes. Sobre todo los treinta últimos días.". El otro día a un buen amigo le robaron la cartera en un sitio bastante pijo y con clientela selecta. El caso es que yo estaba con él y ni él ni yo vimos a nadie. Hoy le han llamado del banco porque se extrañaron de unos intentos de operaciones en una joyería, y se ha ido corriendo a poner la denuncia.

De todo esto se extraen varias conclusiones. A saber:
  1. Que los ladrones no tienen pinta de ladrón.
  2. Que los ladrones son increíblemente hábiles. (Eso no es nuevo)
  3. Que los ladrones no son inteligentes. Robar a finales de mes una tarjeta de débito e intentar usarla en una joyería es de ser un poco lelo.
  4. Que la seguridad aplicada a medios electrónicos de pago sigue siendo de risa porque, o el de la joyería estaba conchabado con los ladrones (cosa que me rechina un poco aunque todo puede ser), o bien en la joyería no pidieron el DNI, cosa que es ilegal.
En cualquier caso, no estaría de más que, en el estado del arte de las tecnologías y aplicaciones biométricas, las entidades bancarias emisoras de los datáfonos y sistemas de cobro se pusiesen las pilas de una puñetera vez y comenzasen a implementar un sistema de comprobación de identidad que, en el caso concreto del reconocimiento de huella dactilar, mi PDA incorpora desde 2002, hace la friolera de 5 años.
Gracias a Kirai, me consta que en Japón ya están más que implementados sistemas de biometría aplicados a medios de pago, como lectores de manos, basados en la disposición de las venas de la mano, o medidas de seguridad no biométricas pero de relativa seguridad, como el pago con presencia garantizada mediante llave, un sistema que permite pagar con el móvil sólo si el móvil detecta que a menos de 2 metros de distancia se encuentra una llave electrónica, con lo que si nos roban el móvil de la mochila, nos tendrían que robar también la llave electrónica del bolsillo para poder vaciarnos la cuenta. La pregunta del millón es: Si todo esto existe, ¿por qué quienes se ofrecen a custodiar nuestro dinero no nos ofrecen este tipo de garantías? Exige a tu banco.

0 comentarios. Deja alguno tú.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...