30 dic. 2008

¿País de mierda? ¿Cuál?

Hace medio año leí en el periódico una noticia sobre una campaña que promovía Israel para lavar su imagen pública en España, y limpiarla de estereotipos y prejuicios. La campaña, de título País de mierda, pretendía concienciar a la población española preguntaba abiertamente si España era un país de mierda, si se la juzgaba por sus tópicos (terrorismo, violencia doméstica, alcoholismo juvenil, etc). A continuación, proponía un juego en el que se ensalzaban determinados logros de la democracia Israelí, como la integración de la mujer en la vida pública, la tasa de alfabetización, la presencia de árabes en las instituciones, etc. hechos encomiables todos ellos, pero que de ninguna manera pueden usarse como pantalla para desviar la atención sobre otras cosas que suceden en Israel, Gaza y Cisjordania.

Israel es un artificio geográfico. Un tocomocho a los palestinos, con el que el Imperio Británico pagaba a los lobbies judíos de Estados Unidos el apoyo económico (Rothschild, Oppenheimer, Rockefeller, Unilever de los hermanos Lever, Monsanto, etc), prestado desde el otro lado del Atlántico a Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial. De ese modo una tierra administrada (y adjudicada en reparto de dioses) por el Reino Unido (un país que pese a dar pábulo a la leyenda negra española, pero sin ver la viga en el ojo propio de la matanza y erradicación de la población indígena norteamericana, las matanzas en la India, el comercio de esclavos en el Golfo de Guinea, el sojuzgamiento de la isla de Irlanda hasta 1921 y del resto de lugares donde han extendido su dominio), así, decía, creaba una nación de la nada, con fronteras artificiales, donde además pudieran sentirse a gusto los judíos más radicales e integristas que deseaban vivir en o cerca de los parajes del Tanaj que temían volver a la antisemita Europa y no se encontraban cómodos en la lejana América. De ese modo, además, se dejaba allí a un potencial aliado en mitad de un área que había mostrado una virulenta oposición pocos años antes, respuesta de los palestinos a la enésima traición con la que los británicos pagaban la ayuda del pueblo árabe contra el enemigo otomano durante la Primera Guerra Mundial, origen también de la frustración del teniente T. E. Lawrence (de Arabia).

El problema es que los argumentos por los cuales los judíos pretendían los territorios de Israel eran y siguen siendo puramente artificiales, mezquinos e inválidos, por cuanto sólo son lícitos para ellos mismos. El pensamiento en el ideario judío colectivo, sintetizado de forma magistral en la viñeta de Romeu de hoy "Somos el pueblo elegidio del Dios que nos inventamos". Las aspiraciones de Israel hacia dicha tierra se basan en un mito creado por su religión, que como es lógico sólo se la creen ellos, siendo inválida para el resto de creencias, e incluso para algunos sensatos judíos. En base a ese mito se creó un estado de corte religioso en mitad de un área que profesaba otra religión, expulsando además a los legítimos propietarios de aquella tierra desde tiempos inmemoriales (los palestinos) y confinándolos en campos de refugiados a modo de reservas si no querían exiliarse a los países limítrofes donde malviven como taxistas. Dicha pretensión de soberanía sobre un territorio que jamás les había pertenecido, unida a la promoción de una inmigración de grupos étnicos (rusos, ucranianos, polacos, etc) que, si bien profesaban la religión judía, no eran hebreos, colonizando la tierras que habían dejado los palestinos exiliados, hizo saltar por los aires una convivencia pacífica entre cristianos, judíos y musulmanes que databa desde el fin de la última cruzada (otro intento, por cierto, de sacar de allí a sus habitantes por motivos puramente religiosos).

Evidentemente no seré yo quien abogue por la violencia ni la justifique de ninguna manera. Cualquier muerto, sea de la religión o nacionalidad que sea me parecerá siempre aberrante. Los ataques palestinos sobre territorio israelí son reprobables. Pero precisamente por ese principio de ecuanimidad (un muerto es siempre un muerto), responder a 10 muertos israelíes con más de 300 cadáveres palestinos me parece completamente desproporcionado incluso para su absurda y estúpida Ley del Talión de noble origen (como ya comenté en su momento) pero que se acabó pervirtiéndose de forma ruin. Cuando además un ejército organizado de un estado teóricamente democrático ataca indiscriminadamente a una población civil siguiendo el salvaje, medieval y católico principio de Arnaut Almaric al tomar el castillo cátaro de Béziers de "Matadlos a todos, que Dios sabrá reconocer a los suyos." La respuesta de Israel a las siempre abominables agresiones de la OLP, Hamás, Fatah o cualquier otro agresor son siempre respondidas con crueldad, y de forma indiscriminada entre la población civil. Los desmanes del ejército israelí (del que mi primer recuerdo con unos 10 años fue cómo dos soldados quebraban los brazos a un prisionero palestino), o cómo los Merkava y M60 jugaban a aplastar coches en las calles, o cómo una excavadora un edificio con un anciano en silla de ruedas dentro porque no pudo salir a tiempo (los berridos de un soldado israelí no tienen el mismo efecto en un lisiado que los de Jesús de Nazaret). La construcción del muro de la vergüenza, el racionamiento de electricidad, agua y demás servicios básicos, usados como moneda de cambio, extorsión o represión en los actuales territorios palestinos, etc, son sólo algunas muestras de cómo la imparable apisonadora israelí machaca a un pueblo palestino que mata, no lo neguemos, pero también es masacrado en proporción de diez a uno.

¿De qué sirven entonces vídeos como el del país de mierda intentando lavar una imagen aquí, cuando se cometen semejantes atrocidades rayanas en el genocidio allí?

23 dic. 2008

El síndrome de Molina de Segura y su causa

Molina de Segura. Enero de 2008. Una niña que contaba 11 años en ese momento, se retrasaba al volver a su casa. De madrugada, los progenitores interpusieron una denuncia por desaparición, momento en el cual se desplegó un dispositivo policial de búsqueda de la menor. A las cinco y media de la mañana, la niña aparece y la explicación que da es que había sido secuestrada por unos magrebíes, que la habían mantenido retenida en una furgoneta, de donde había podido escapar in extremis debido a que habían dejado abierta una ventanilla (no se sabe si para fumar). Las pruebas forenses determinaron que no había sido sometida a abusos, y las pruebas psicológicas determinaron que todo era una trola inventada por la niña para que no la castigaran por llegar a las cinco y media de la mañana.

Molina de Segura. Abril de 2008. Un hombre semidesnudo (me encanta esta palabra) se pasea hablando solo por la plaza principal de la localidad murciana. En sus manos porta un bulto envuleto en trapos donde el individuo afirma tener la cabeza de su madre. Alertados los servicios de emergencias por los vecinos, el hombre es interceptado por la policía para constatar que lo que el hombre decía era totalmente cierto. En los trapos llevaba la cabeza de su madre, a quien él mismo acababa de decapitar con un cuchillo. A la pregunta de los agentes sobre qué llevaba, respondió: "Es mi madre. Ahora está callada. La quiero mucho". Y tan callada...

Santomera (a tiro de piedra de Molina de Segura). Enero de 2002. Una señora no concibe otra forma de vengarse de su malvado marido que asesinado a su prole con el cable de un cargador de teléfono móvil, según su confesión a las autoridades. A pesar de ello, su marido afirma seguir amándola.

Estos son sólo algunos ejemplos de lo que se cuece en Molina de Segura. Hasta ahora yo había pensado que era debido a los productos empleados en la huerta y que por alguna causa se filtraban a la red de aguas, produciendo extraños desvaríos en la población local. Pero estaba equivocado.

La verdadera causa (ahora lo sé) es el meteorito que cayó en Molina de Segura en la nochebuena de 1858, y que además, hasta ahora, ha sido el mayor pedrusco que ha caído en esta nuestra piel de toro. Mal encarado, escurrido de carnes, bragao, astiveleto, y 144 kilos de hierro de la mejor ganadería. Quién sabe qué extraños agentes patógenos portaba el bólido. Quién sabe qué increíbles efectos pudo tener en la población local y en su descendencia. Seguro que Friker Jiménez nos lo acaba contando.

21 dic. 2008

Hoy es Año Nuevo ¡Feliz año!

Con el solsticio de invierno (en el hemisferio en el que estamos en invierno) que se celebra hoy, la Tierra llega a un punto en el que el Sol incide perpendicularmente sobre el Trópico de Cáncer, y a partir de este momento comienza a alargar sus días. Podría haber elegido su perihelio (el punto de su órbita más cercano al Sol) puestos a buscar un punto cero como origen, pero me quedo con el solsticio y como convención, me gusta mucho más y tiene más significado que el 31 de diciembre. Así que para mí, hoy comienza un nuevo año astronómico. No sé muy bien cuál, porque nuestro planeta ha repetido este ciclo más de 4.540 millones de veces, y hemos perdido la cuenta.

Sí, bueno, ya sé que el 31 de este mes se celebra otro fin de año, pero ese es un convenio con aún menos significado que este, y además depende de cada país, cada cultura, etc. El mío, por lo menos, es universal.

Feliz Año Nuevo

20 dic. 2008

El Núcleo

Normalmente no soy demasiado exigente con el cine de entretenimiento. Siempre digo que una película tiene que cumplir al menos con el cometido de hacerme pasar el rato. Decidí hacer caso a raugaro, que en los comentarios a la entrada del viaje gravitatorio, me recomendó que viese El Núcleo. Lamentablemente es una de las peores películas que he visto en mi vida. Informáticos estereotipados. Materiales imposibles. Manipulación de cabezas nucleares de 200 Megatones como si fuesen barriles de cerveza (arrastrándolos por el suelo, rodando por la sala...) Vacío que somete a presión. Igualdad de gravedad en la superficie que a 4.000 Km de profundidad. Cambio del paradigma sobre la composición del planeta Tierra. Un manto que en vez de parecer puré de patata tiene túneles y recovecos como si fuese un campo de asteroides. Un interior de la Tierra transparente (claro, exigencia del guión para poder mostrar épicas tomas externas de la nave...) Placas tectónicas que se mueven al galope. Chicas que cuando se llevan una alegría morrean al que tienen más a mano... Podría estar toda la tarde.

En definitiva, una especie de Armaggedon, pero más cutre (que ya es decir), peor enfocada, y sin Bruce Willis. Y en IMDB se lleva un generosísimo 5,3/10. Además, los efectos secundarios descritos por raugaro, se han cumplido.

19 dic. 2008

Seguridad Social ¿Estafa Piramidal?

Ahora que ha estallado el caso Madoff, y que todo el mundo habla de las estafas piramidales (prohibidas en todos los países civilizados, incluido España), pienso: El sistema de pensiones de la Seguridad Social, en el que nos cuentan que lo que pagamos mes a mes es para pagarnos la jubilación cuando seamos yayos, pero que en realidad lo que pagas este mes es la jubilación del mes que viene de los yayos de ahora... ¿No es una increíble y fabulosa estafa piramidal por parte del Estado?

16 dic. 2008

変態性欲

El título de esta entrada se lee hentai seiyoku. En occidente, llamamos hentai a una clase de anime o manga de fuerte contenido sexual. Lo curioso es que los dos primeros kanji (変態), que se leen hentai, significan literalmente "metamorfosis". La sentencia completa significa literalmente "metamorfosis del deseo sexual", o para que nos resulte más familiar "perversión sexual". No deja de sorprenderme cómo una vez más se trocea, pervierte o malinterpreta una palabra o expresión japonesa y se le da un sentido absurdo o cuando menos arbitrario. De modo que en Europa llamamos a los cómics porno japoneses, metamorfosis. Surrealista, como la de Kafka.

Viaje gravitatorio

PC150088
Diagrama secreto del proyecto
Estaba yo pensando y divagando, y resulta que ha surgido una posibilidad. La aceleración gravitatoria tiene un potencial increíble. Y además es gratis. Si cavásemos un agujero hacia el centro de la Tierra, y nos lanzásemos, en condiciones ideales tardaríamos unos (redondeando) 18,25 minutos en llegar hasta allí, acelerando cada vez más. Si el agujero continuase hacia el otro lado, en poco más de media hora estaríamos en Nueva Zelanda y la misma gravedad que nos aceleró hasta el centro del planeta, se encargaría de frenarnos durante la llegada al otro lado, por lo que apareceríamos en las antípodas con la misma velocidad con la que nos tiramos. Sería algo así como aparecer en Wellington por un agujero de alcantarilla, dar un paso y caminar por la acera (si tenemos la precaución de tirarnos de cabeza, claro).

El problema es que si el tubo está lleno de aire, la resistencia aerodinámica frenaría sensiblemente el invento, y la energía cinética acumulada al llegar al centro de la Tierra no sería suficiente para contrarrestar a la gravedad en el segundo tramo del viaje, por lo que no llegaríamos a Nueva Zelanda, y volveríamos a caer hacia el centro, donde, tras unas cuantas oscilaciones, acabaríamos pudriéndonos de asco. Por ello es necesario hacer el vacío en el tubo.

Con el tubo en vacío, bastaría con una cápsula (podría ser esférica) con el aire suficiente para mantenernos con vida durante el trayecto. La cápsula aceleraría hasta alcanzar en el centro de la Tierra una velocidad aproximada de unos 40.000 Km/h (¿a alguien le suena esta velocidad?) y pasado el "ecuador" del viaje, comenzaría a decelerar, hasta llegar al otro lado con velocidad cero. La tremenda velocidad no debe asustarnos, ya que sería como hacer el viaje en caída libre (nadie se muere por ello) aunque podría ser recomendable no tomar nada sólido antes de viajar.

Sin embargo hay un doble escollo:
  • a) Para empezar, el núcleo de la Tierra es una esfera sólida de 1.220 Km tremendamente densa (está hecha de hierro y níquel). Taladrar dicha esfera es harto complicado y las condiciones de trabajo, con temperaturas cercanas a los 4.000 ºC serían penosísimas. Nadie en su sano juicio querría trabajar ahí.
  • b) Además, el planteamiento utilizado sólo sirve para viajar a las antípodas, de modo que si yo quiero ir de Madrid a Soria, no me sirve.

La solución a ambos problemas es la misma. Si trazamos dos líneas desde dos puntos cualesquiera de la Tierra hasta el centro, la trayectoria ideal sería una línea hiperbólica con las líneas antes mencionadas como asíntotas. Así, tendríamos que para ir de Madrid a Wellington, quizá tuviésemos que hacer escala en Bombay. La trayectoria hiperbólica es tanto más alejada del centro de la Tierra cuanto más cercanos estén el origen y el destino, sin embargo el tiempo de viaje siempre sería los 37 minutos antes citados, ya que al no pasar por el centro de la Tierra no alcanzaría la velocidad citada de 40.000 Km/h, pero también sería un recorrido más corto.

Evidentemente no sería necesario taladrar la Tierra con tuneles hiperbólicos desde cada pueblos hasta cada cualquier otro. Bastaría con hacer una serie de "atajos" entre distintos puntos del planeta situados estratégicamente, donde una vez allí, cogeríamos algún medio de transporte más convencional. Por ejemplo. Si voy a Singapur desde Madrid (unas 14 horas en avión), no sería muy problemático hacer un viaje gravitacional de 40 minutos hasta Bombay, y allí coger un vuelo de 3 horas hasta mi destino final. Creo que el ahorro de tiempo es más que considerable. (El método de "atajos" entre puntos clave es lo que se hace hoy en día con los hubs aeroportuarios)

El mayor problema, creo, es abrirse paso a través del manto. La temperatura del manto alcanza casi los 4.000 ºC en las zonas cercanas al núcleo y sería necesario emplear materiales que soportasen esa temperatura. Esto sería, claro, la solución de baja tecnología. La de alta tecnología sería abrirse paso en el manto desviándolo magnéticamente aprovechando las propiedades magnéticas del mismo. Aquí habría que ver cómo afecta esto a la velocidad y trayectorias del viaje, y sobre todo, que a nadie le gustaría tener en su ciudad una alcantarilla que diese directamente a los avernos.

15 dic. 2008

Ladrillismo

Que alguien me explique dónde está la inversión en comprar un bien y acabar pagando por él una cantidad de intereses hipotecarios igual y en ocasiones mayor al valor del propio bien.

Cuando el hombre cree ser más listo que la Naturaleza

La madre Naturaleza es una máquina perfectamente engrasada. Es una organización perfecta con flujos depurados. No se trata de ningún diseño inteligente, no. Se trata simplemente de la supervivencia por el método de prueba y error, de distintas soluciones. Es así de sencillo. Cuando una solución es incorrecta, muere sin descendencia y desaparece. Cuando funciona, se perpetúa.
Uno de los subsistemas que posee la Naturaleza es el encargado del reciclaje. La materia orgánica, de la que estamos hechos, es también el alimento y ha de reintegrarse en el ciclo del carbono para servir de subsistencia a las nuevas generaciones. Cuando un animal (pongamos, un ciervo) muere o es muerto por otro depredador, los buitres comen su carne una vez que se
Pero llegó el ser humano y entró en la Naturaleza como un elefante en una cacharrería, sin respetar reglas que llevan establecidas decenas o cientos de miles de años. El ser humano ya no se contenta con gestionar (bastante mal) sus espacios de residencia (las ciudades) sino que también pretende gestionar los espacios naturales con idéntico o peor resultado. Y así, los animales ya no mueren en el campo. Cuando una vaca, una oveja, un caballo mueren, sus cuerpos son recogidos e incinerados. ¡Tanto alimento desperdiciado! Y ese mismo ser humano ha llegado a la espeluznante conclusión de que los buitres ya no son necesarios.
Ahora los buitres deambulan por el campo y se atreven incluso a entrar en las ciudades a la busca desesperada de algún sustento. Pronto llegaremos a la conclusión de que no sólo no son necesarios, sino además molestos, y de ello al exterminio provocado, consentido, u obviado, hay un paso. ¿Hay que decir adiós a los buitres o seremos capaces de reconocer humildemente nuestra incapacidad para ser más listos que la Naturaleza?

12 dic. 2008

Diligencia en servicios de emergencias

Cada año llamo un mínimo de cerca de media docena de veces al 112 para informar de columnas de humo sospechosas en la Sierra de Guadarrama. Esta mañana he visto una más, y he llamado. El procedimiento siempre es el mismo. Llamo al 112, me piden toda la información, y a continuación me pasan con la central de Bomberos de la Comunidad de Madrid, donde me vuelven a pedir la misma información (esto es algo muy común en los servicios de atención telefónica, la repetición una y otra vez de lo mismo a los sucesivos teleoperadores que le atienden a uno). El caso es que he indicado con bastante precisión la localización del humo. "Unos dos kilómetros al nordeste de Cuelgamuros, y unos 200 metros más abajo." Sin embargo, la respuesta de la chica que me atendía en Bomberos, ha sido desconcertante:

—Bueno, puede ser una quema controlada.— Yo no creía lo que oían mis oídos.
—Busno, por poder, puede ser una quema controlada, y también puede ser un incendio provocado.—

Me sentía como si viese a un hombre apuñalado en la calle y al llamar a la policía me dijesen "Bueno, puede ser una operación de cirugía"... Lo cierto es que antes eran bastante más eficientes en el tratamiento de los avisos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...