23 nov. 2005

Mirar para otro lado

La ONU anuncia que seis millones de niños mueren cada año a causa del hambre y la malnutrición | elmundo.es

Una de las primeras cosas que enseñan a los estudiantes de periodismo, es que la noticia es noticia en función de lo cerca que te pille. Así, una rotura de una conducción de agua es noticia si ocurre en su barrio, pero probablemente lo ignore de por vida (y ni le interese) si ocurre en Bangkok.

Y es que la FAO ha hecho público su informe anual en el que arroja que cada año mueren en el mundo seis millones de niños de hambre. Y ahora pasamos a la información de los deportes...

Un momento, un momento. Permítanme una pequeña reflexión. No son seis millones de niños. Es que son SEIS MILLONES de niños, coño. Es decir 6.000.000. Pero lo malo es que se dice así, en bloque, y da un poco igual que sean sesenta o que sean seis millones. Pero no son un bloque ni una masa. Son niños, individuos independientes, no puré de patata. Son personas, una a una, que tienen cada una unos padres, abuelos, hermanos, tíos, primos y amigos con lazos afectivos. Niños que se llaman Juan, María o Paco, o nombres igualmente comunes en sus respectivos idiomas. Son muchos niños, uno tras otro, que podrían

¿Qué mierda de mundo hipócrita y estúpido es éste en el que nos permitimos el lujo de recorrer DIEZ MIL kilómetros para ir a Nepal para calmar la conciencia en busca de energía cósmica y no sé cuántas moñeces más mientras MILLONES de niños (y otros tantos adultos) MUEREN, no de enfermedades, tabaquismo, infarto, alergia ni atropellados, sino simplemente DE HAMBRE. De no comer hoy, ni comer mañana, ni comer pasado mañana, ni al otro. Hasta que el cuerpo comienza a consumirse a sí mismo en un desesperado grito ahogado por SOBREVIVIR. Grito del todo inútil, ya que finalmente el cuerpo no puede vivir del aire, y en condiciones infrahumanas, cuando el organismo no tiene los mínimos necesarios para sustentar la vida, se da por vencido. Y esa mañana, cuando su madre o uno de sus hermanos se despierta y acude a levantarle, el pequeño ya no se mueve.

"Bueno, bueno, ya pensaré en ello mientras leo las noticias en el avión, acompañadas de unos panchitos, camino de Katmandú..."

En definitiva: Si usted tiene tres mil euros y no sabe qué hacer con ellos, no se lo gaste en un retiro espiritual al otro lado del mundo. Le puedo garantizar que donar esa misma cantidad a una ONG seria sosegará su espíritu infinitamente más.
Y me dejo muchas, porque hay tantas... Para todos los gustos.

22 nov. 2005

Cajones

Las personas solemos tener cajones, y guardamos a los demás en cajones. Como en cualquier escritorio que se precie, el cajón más valioso es el más alto (esto también ocurre con los áticos). El primer cajón está más a mano. Por eso siempre que hay una ristra de cajones (como ocurre en mi cocina) guardamos en el primer cajón las cosas que queremos tener cerca (en mi cocina, los cubiertos), y metemos en el último cajón aquello que no sabemos muy bien qué hacer, pero "nos da cosa" tirarlos (en mi caso, un tapón de corcho, un hilo de algodón de esos de atar pasteles, un trozo de plástico que se cayó hace tiempo de no sé dónde y lo guardé, un mango roto de un cazo, y montones de cosas más de dudosa utilidad). De cuando en cuando, a intervalos variables según cada persona, cogemos ese último cajón, lo sacamos, y lo vaciamos íntegramente en el cubo de la basura. Y volvemos a tener listo todo el espacio para comenzar el proceso.

No sirve de nada decirle a esa espumadera vieja que es lo más importante, si luego la guardas en el último cajón. Del mismo modo, hay veces que te dicen que estás en el primer cajón, y tú te lo crees. O al menos te lo quieres creer. Y cuando te atreves a ver la realidad con tus propios ojos, y miras a tus compañeros de hábitat, ves que lo compartes con una cuerda vieja, un tapón de corcho roto y el mango de una espumadera. Todos en el último cajón.

3 nov. 2005

Cuando alguien se mete en camisa de once varas

La SGAE aboga por que se implante "un carné de conducir" para poder navegar por Internet - Libertad Digital

La $GAE se ha propuesto mojar de todos los platos. Una de sus últimas propuestas ha sido imponer una identificación obligatoria para navegar por Internet. Es decir, que se nos tenga localizados en todo momento y se sepa quién hace qué, en Internet en cada instante. Lo malo es que la $GAE, que en teoría sólo tiene que ocuparse de lucrarse a costa de sus protegidos, se mete ahora a regular un medio sobre el que ha demostrado en numerosísimas ocasiones un profundo y absoluto desconocimiento, sólo igualado por el desprecio que muestra por él. Me refiero a Internet.

La medida que propone la $GAE es equiparable a que nos implantaran a todos un chip en el cerebro para saber en todo momento a dónde vamos y con qué intenciones, y que si tuviésemos intenciones de robar un disco, nos metiesen en la cárcel antes de cometer el robo sólo por haber querido hacerlo. Por supuesto, ya que tenemos el chip puesto, tendrían conocimiento de cuándo vamos a ver a nuestra abuela, cuándo entramos en un sex-shop y cuándo nos acostamos con nuestra pareja. Pero todo sea por que continúe el lucro de la $GAE. En definitiva, es una más de la sarta de gilipollece que se les ocurre a estos pobres desesperados que no se dan cuenta de que la sociedad digital está cambiando y ellos se quedan en la cuneta.

Adiós, $GAE.

2 nov. 2005

Canon por aquí, canon por allá. No memorice sus canciones favoritas... Es ilegal.

Entidades de gestión cultural insisten en la imposición del canon al disco duro - elmundo.es navegante

El tema del dichoso cánon sigue dando guerra. Los merluzos de los ge$tores de "cultura" siguen emperrados en ponerse la venda antes de la herida y cortar por lo sano. Y claro, a mí esto me envenena la sangre.

Es vieja ya la demanda de esta gentecilla para que se cobre canon absolutamente por todo (quizá por tener memoria, ya que podemos "registrar" sus preciados contenidos culturales). Uno que se aprenda una estrofa de una canción puede estar incumpliendo la ley y puede ser perseguido por esta pandilla de sabandijas.

Pero bueno, al lío. El tema central de este asunto es que no contentos con cobrarme un canon por cada CD que me compre para grabar las fotos de mi veraneo (manda huevos), pasándose por el forro la presunción de inocencia y dando por hecho que lo que voy a grabar ahí son contenidos ilícitos. Pero no, ahora también quieren cobrarme un canon por tener un disco duro en mi ordenador, porque los contenidos de internet van al disco duro claro. ¿Qué contenidos?

Primero. ¿Por qué coño asumen que yo tengo internet?
Segundo. ¿Por qué coño asumen que yo voy a bajar contenidos de internet? (puedo simplemente navegar).
Tercero. ¿Por qué coño asumen que lo que yo me baje, va a ser ilegal?
Cuarto. ¿Por qué coño no se dedican a perseguir al que incumple la ley en vez de jodernos a todos? Claro, si puteamos a todos, seguro que también jodemos a "los malos".

Los argumentos que esgrime esta gente no pueden ser más endebles. Dicen que es lícito poner un canon a los discos duros, porque el canon de los CD y DVD no es suficiente yaque existe el MP3. Pero mataos, ¿es que os creéis que los MP3 no se pueden grabar en un CD?

No me esperaba encontrarme con mi apreciada Pilar Bardem, que ha perdido muchos puntos (por no decir todos) conmigo. No sé si estará ahí por iniciativa propia o es una simple marioneta. En ambos casos me parece igualmente inaceptable. Yo no me presto a ser marioneta sin enterarme bien de qué va la vaina. Y ella debería hacer lo mismo si es el caso. Probablemente fue este último caso ya que todos los comparecientes defendieron punto por punto las mismas tesis, y Pilar traía la lección bien aprendida.

Como siempre, por un lado quieren imponer canon para compensar la copia privada, (copia privada que imposibilitan con los sistemas anticopia), y luego encima quieren limitar o impedir la copia privada. Es que tócate los cojones...

¿El canon? POR AQUÍ.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...