29 abr. 2009

Catolicismo vegetariano

A los que me dicen con convicción que son católicos pero no practicantes, de los que usan condones, no llegan vírgenes al matrimonio, no van a misa nunca y con frecuencia se manifiestan abiertamente en contra de la doctrina general de la Iglesia y de las declaraciones del Papa, les respondo que yo soy vegetariano pero no practicante, de los que comen chuletones y bocadillos de jamón.

Mi pollo a la Coca-Cola

Tengo que reconocer que cuando Fermín (creo que fue él) me habló de esta receta hace ya algún tiempo no me resultó nada atractiva. Supongo que por costumbre no veo la Coca-Cola como un ingrediente de cocina. Pero alguno debió de ser el primero en cocinar con vino hace algunos siglos, y ahora tenemos tortilla de patata deconstruida, helado de queso de Cabrales, o sorbete de lentejas con Peta Zetas (todos son platos reales, palabrita...) El caso es que tenía algo de pollo en el congelador y no sabía qué hacer con él, y me ha dado por experimentar. Eso sí, he modificado la receta tradicional ligeramente a mi gusto. Eso sí, como experimento vale, pero no es ninguna delicatessen, las cosas como son.

Dificultad: Bajísima
Precio: Ecomómico
Tiempo: 25 ó 30 minutos

Ingredientes (2 personas o una con mucha hambre)
  • Las dos pechugas de un pollo, o los dos cuartos traseros.
  • ½ cebolla
  • 1 lata de algún refresco de cola (que no me vengan los puristas con que saben diferente, porque mezclado con todo lo demás, no se nota :-P)
  • El zumo de ½ limón
  • Sal
Preparación
Quita la piel al pollo, deshuésalo (las pechugas suelen tener la clavícula), y córtalo en daditos. Si vas a hacer los cuartos traseros puedes hacerlos enteros sin piel, pero pínchalos con un tenedor varias veces por las dos caras. Sazónalos, y sofríelos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Antes de que empiecen a dorarse, echa la cebolla cortada por la mitad y en juliana muy fina. Sofríe a fuego lento durante unos diez minutos (si no has cortado los cuartos traseros, tardarán algo más), hasta que la cebolla empiece a pocharse. Echa la lata de refresco y sube el fuego para que rompa a hervir. Saldrá mucha espuma y el tema cobrará un aspecto no muy suculento. Es porque, al calentarse la bebida, se separan sus moléculas, por lo que las moléculas de CO2 (el gas) escapa a mayor velocidad, formando una densa capa de espuma. Remueve un poco y desaparecerá. Y aquí mi contribución a la receta. Cuando volvió a hervir, no me convencía del todo cómo sabía aquello. No es que estuviera malo, pero podría estar mejor. A fin de cuentas no quería un postre, y para mi gusto estaba quedando demasiado dulce, de modo que decidí incorporar a la receta un ingrediente que tradicionalmente le va muy bien al pollo, y también a la Coca-Cola: zumo de limón. Coge medio limón y exprímelo en la sartén. El agrio del limón contrarrestará el excesivo dulzor de la cola. Puedes darle el punto que más te convenza. Ve probando conforme incorporas el limón. Una vez hecho esto, vuelve a llevar a ebullición, y deja cocer a fuego lento durante veinte minutillos o así, o hasta que reduzca la salsa. El sabor que deja la Coca-Cola se me antoja un punto japonés, por la característica mezcla de salsa de soja y azúcar de la cocina japonesa. Eso sí, cuidado que no se te pegue, o el azúcar de la Coca-Cola se hará caramelo en el fondo de la sartén y no habrá quién lo quite.

Foto-Grafía

La historia de la fotografía no es una historia del siglo XX. Ni siquiera es una historia del siglo XIX, cuando comenzaron a realizarse las primeras fotografías tal y como hoy las conocemos, con los experimentos de Niépce, Daguerre, y otros. La historia de la fotografía hunde sus raíces en el deseo ancestral y prehistórico del ser humano por plasmar aquello que tenía frente a sus ojos y que, por una razón u otra, ya fuese mítica, religiosa, supersticiosa o simplemente por entretenimiento, quería inmortalizar. Desde los bisontes de la cueva de Altamira hasta la Canon 1Ds hay un denominador común. El anhelo de preservar del olvido algo que el ojo ve.

28 abr. 2009

Facebook: El paraíso de los tests absurdos

Facebook me parece un inventazo. Creo que es la red social definitiva. Y no porque no existan otras más especializadas, sino precisamente porque no está especializada en nada. Facebook no sirve concretamente para buscar trabajo, compartir música o mostrar tus fotos. Simplemente sirve para ser tú y viendo el perfil de cada persona se hace una idea de qué clase de persona es cada uno. El problema es que una horda de hoygan se ha hecho con el poder del SDK de Facebook y no dejan de aparecer los más ridículos tests asociativos que no serían demasiado molesto de no ser por el ingente tráfico de molestas invitaciones que produce.

Para el que tenga la suerte de no saber de qué hablo, estos tests realizan un pequeño número de estúpidas preguntas según las cuales, y a criterio del bajo C.I. de su creador, nos informan con quién (o lo qué es peor, con qué) nos identificamos, qué profesión deberías ejercer, o en qué país debería uno haber nacido o vivir. Eso por no hablar del colmo de lo absurdo, lo que significa el nombre de uno, letra a letra. De esta variante se pueden hacer una docena de ellos, y quedarse con aquel que arroje el significado que más nos guste.

Buscando entre los tests, he encontrado las cosas más anodinas. Desde los clásicos "Qué dios griego eres", a "Qué personaje de Friends eres" y quien dice Friends, dice cualquier serie o película que a uno se le antoje. Los Simpson, Perdidos, Héroes, Los Caballeros del Zodiaco, etc. Pero ahí no acaba la cosa. Puedes también averiguar qué clase de madre eres, qué número eres, qué princesa de Disney!!!! eres, qué pitufo eres, qué músico eres, etc.
Y si queremos, podemos entrar en el terreno de los hechos para-anormales, con tests como qué película inolvidable eres, qué tipo de droga eres, qué coche eres, qué bebida eres, qué canción de... (n grupos) eres, qué supermodelo eres (este me ha encantado X'DDD), qué raza de perro eres, qué fruta eres y algunos ya rayan la provocación, para partirle la cara al que los hizo, vamos, como el qué tan perra eres, o incluso qué tan puta eres, y así podríamos seguir... La lista es interminable. Y digan lo que digan los hoygan que han desarrollado estas memeces, yo no soy ninguna película, ni una fruta, ni una bebida, ni un coche, y por supuesto ¡no soy una raza de perro!, ni me considero nada puta. Soy una persona con dos dedos de frente, aunque a juzgar por el exitazo arrasador (el que menos, tiene varios miles de usuarios) que tienen estas gilipolleces ya no sé si los locos son los de dentro, o los de fuera del manicomio. En los comentarios de dichos tests se pueden leer perlas como "q bello es todo no soy perra jajajaja me quede sorprendida jajajajajaja" de una usuaria que claramente creía ser una pedazo de perra (bonito concepto de uno mismo), y el test, contra todo pronóstico, le ha aliviado la conciencia. Hay otros muchos tan divertidos como este (alguna se queja por el resultado adverso del test), pero no quiero alargarme demasiado.

En fin, el otro día lo dije en mi Twitter. Estoy dispuesto a empollarme el SDK de Facebook sólo para hacer un test que responda a "¿Qué parte del cuerpo eres?" y que en cualquier caso la respuesta siempre sea "El ojo del culo". Garantizo varios miles de fans...

Pensé que sólo diría esto de Google...

Pero no...
Dios mío, Microsiervos está caído.

Abortografía

Yo antes escribía con faltas de ortografía. Palabra. Ahora no cometo ninguna, pero recuerdo alguna de las últimas que erradiqué. Por ejemplo, que allá por 1994 me corrigieron en un área de Fidonet "en hechar, lo primero que hay que echar, es la hache". Puedo jurar que no volví a escribir hechar. Y como esa, muchas más. Por esa misma época escribía "tí", o "ví" o cosas parecidas. El caso es que leyendo y leyendo, y siendo corregido también, fui puliendo mi ortografía y actualmente no cometo ninguna, y no son pocos los amigos extranjeros estudiantes de español que me han utilizado como corrector del idioma coloquial. Porque además de escribir bien, me encanta corregir aquellos errores que detecto. Hoy en día sin embargo veo montones de personas de todas las edades y condiciones que escriben terriblemente mal. ¿Qué ocasiona esta debacle cultural?

Por un lado, no me cabe duda de que gran parte del problema es la desgracia en que ha caído la llamada cultura general en términos sociales. La cultura general, considerando como tal aquella que la generalidad de la gente aprendía en el colegio, pasó de aprender la infumable lista de los reyes godos, latín, los afluentes por la izquierda y por la derecha de cada río de España, las capitales de todos los países del mundo y la lista de las preposiciones, a desconocer dónde está Ciudad Real en un mapa de España, y eso alguien que sacaba buenas notas (caso verídico). Vivimos una sociedad en la que queda bien no saber multiplicar porque uno "es de letras". En que se llama "pedante" a todo aquel que muestra algún atisbo de formación académica. Una época en la que no importa cómo se escriba porque "se me entiende". Y cosas parecidas. Hace un siglo, habría sido del todo impensable que una persona que no sabe cuándo ponerle tilde a "él" ocupase un cargo de responsabilidad. Hoy en día no dejo de ver correos electrónicos (algunos de personas "relevantes" que parecen escritos por un alumno de primaria, con tildes donde no deben estar, y ausentes donde deberían aparecer, por no hablar de algún "¡asta hay podíamos llegar!" (si no has visto nada raro en esa frase, deja de leer ahora) como he llegado a ver con mis propios ojos. Es el fenómeno de los Hoygan. Recuperando la seriedad, es como si el espíritu renovador que inundó España en los setenta hubiese querido borrar todo lo anterior, independientemente de su naturaleza. Como si todo lo vigente antes del 20N de 1975 hubiese de ser dado la vuelta por sistema en un, creo yo, mal entendido liberalismo. Pero está claro que yo he vivido esa misma época y que contemporáneos y mayores míos (por no hablar de los menores) dan muestras a veces de aberraciones ortográficas y gramaticales que claman al cielo. ¿Dónde está la diferencia?

Y he llegado a la conclusión de que el secreto es la motivación. Un espíritu de superación innato en mí que me ha hecho siempre intentar por todos los medios no cometer dos veces el mismo error. A veces intentar no cometerlo ni siquiera una sola vez. Ni en el campo de la ortografía, ni en ninguna otra faceta de mi vida. Ese espíritu por el que sentía una increíble rabia por dentro cada vez que alguien me decía algo parecido a aquello de "En hechar, lo primero que hay que echar es la hache."

27 abr. 2009

Construya su ley a medida

De cuando en cuando sucede una tragedia de esas que saltan a los medios de comunicación. Esas tragedias captan la atención de los periodistas, muchas veces durante semanas, y traspasan las fronteras de los informativos para llegar a programas como el de Ana Rosa. Este tipo de casos brindan ocasiones ideales a los allegados de las víctimas para salir en la tele y hacerse oír. Y no falla. Siempre acaban entrevistándose con los líderes políticos para pedirle una reforma legal que se adecue punto por punto a su caso. Hace poco fue el caso de Mariluz, y ahora el de Marta del Castillo.

El otro día oía yo a una indignada a Ana Rosa Quintana, cómo espoleaba a la madre de Ana del Castillo haciendo frente común con ella para quejarse de las mentiras de los imputados, que primero dijeron que habían arrojado el cadáver al río, para cambiar después de semanas de búsqueda su declaración y sostener que lo habían arrojado a un vertedero. La conmoción generalizada provoca declaraciones que, venidas de los allegados, son comprensibles porque se duelen en carnes propias, pero viniendo de otros personajes no implicados que buscan carnaza y destilan amarillismo, claman al cielo.

Me explico: Afirmaba AR (y solicitaba el consenso de la compungida madre) que debería haber formas de "sacarles la verdad" a los imputados. Sus palabras me ponían los pelos depunta. Pero había un par de factores que ambas ignoraban. Dicha ignorancia, venida de la madre de la víctima, la comprendo, y de Ana Rosa Quintana, no sé por qué no me sorprende.

Y me pregunto yo de qué forma pretendía la literata AR sacarles la verdad. Si no sería quizá con los métodos con que los guardias civiles interrogaron a los dos imputados del crimen de Cuenca para que se confesaran culpables de haber matado al Cepa, que luego apareció vivo 16 años después. Afortunadamente, hoy en día disponemos de una Constitución, que en su artículo 24.2 nos garantiza el derecho a no declarar contra nosotros mismos.

Y queridos y afligidos padres de víctimas varias. Vuestro dolor es compresible y merece toda la solidaridad de la sociedad. Pero jamás, bajo ningún concepto, hay que intentar recortar las alcanzadas libertades y menos por el miedo a las amenazas. Porque el recorte de libertades suele por el camino más dejar más damnificados que beneficiados.

26 abr. 2009

La auténtica carbonara

En España la gente suele tener una idea equivocada de qué es la carbonara. La carbonara que se tiene en mente es una salsa de nata y champiñones, que en realidad nada tiene que ver con la que se come en Italia. Tras innumerables discusiones al respecto con unos y otros, y tras abrirle los ojos por enésima vez a alguien (esta vez fue a Ana), me he decidido a poner aquí aquello que no paro de contarle a todo aquel que me viene con la gaita de la carbonara de nata. Porque no, amigos... La cabonara no lleva nata. ¿Sorprendidos?

Dificultad: Media/Alta
Precio: Ecomómico
Tiempo: 25 ó 30 minutos

Ingredientes (2 personas)

  • 100 gr de bacon en tiras finas
  • ½ cebolla mediana
  • 2 huevos
  • Pimienta negra molida
  • Sal


Preparación
Corta muy fina la cebolla y póchala en una sartén antiadherente con un chorrito de aceite. Cuando casi esté, añade el bacon. Mientras tanto, bate bien los huevos, y añade sal y pimienta negra recién molida. Echa el sofrito en el huevo, y remueve. Y ahora viene la parte complicada: Pon el fuego al mínimo, y aparta la sartén. Vierte en la sartén (insisto, antiadherente, y que estará apartada del fuego), la mezcla de huevo, cebolla y bacon. Sin dejar de remover, coloca brevemente la sartén en el fuego y vuelve a apartar. Es fundamental apartar la sartén cada poco tiempo, y sobre todo no dejar de remover, para evitar que el huevo se cuaje, o lo que tendremos será una tortilla francesa. Si lo haces bien, en algo menos de un minuto de proceso, tendrás una crema con una consistencia similar a la de la nata líquida espesa (la que es un 35% M.G.). Vierte la salsa sobre la pasta recién hecha, unas láminas finas de pecorino romano (o en su defecto, grana padano), y disfruta.

25 abr. 2009

Desesperación

Hoy Eva me ha dicho algo que me ha gustado, me ha parecido curioso, me ha parecido digno de ser recordado, y además me ha resultado bastante descriptivo de mi carácter siempre optimista.
"No te desesperes, ¿vale? Porque si te desesperas tú es que el mundo se está acabando."

Risotto de salmón

Risotto de salmón
Tras levantarme bastante tarde después de una noche de juerga, tenía dos opciones. O acudir a los impertérritos espaguetis, o intentar improvisar algo más elaborado y sabroso. Y se me ocurrió este risotto (arroz al estilo italiano), aprovechando que tenía unas rodajas de salmón en el congelador.

Dificultad: Muy fácil
Precio: Ecomómico
Tiempo: 25 ó 30 minutos

Ingredientes (2 personas)

  • 2 tacitas de arroz
  • 1 rodaja grande o un escalope de salmón.
  • 1 puerro grande
  • Un par de hebras de azafrán, o en su defecto, colorante
  • Aceite de oliva
  • Unos 100 ml de nata líquida
  • Perejil
  • Sal


Preparación
Hierve el arroz en la proporción habitual (doble de agua que de arroz, en volumen), durante 20 minutos. Los diez primeros a fuego medio, los diez siguientes a fuego muy suave. Lávalo, y apártalo.

Mientras se cuece, limpia el salmón, quitando primero la piel con un cuchillo, y luego las espinas, tanto la central, como las que quedan insertas en la carne, (esto último con unas pinzas). Una vez limpia la pieza, lávala, para quitar posibles escamas que hayan quedado pegadas, y córtala en tacos de uno o dos centímetros aproximadamente. Limpia y lava el puerro. Córtalo longitudinalmente en cuatro, y luego cada cuarto en juliana muy fina. Pon a pochar el puerro en una sartén amplia con un chorrito de aceite. Cuando el puerro esté pochado, sazona el salmón y échalo en la sartén. Con una vuelta es suficiente para que se haga ligeramente por fuera, nada más. En seguida, echa el arroz. Machaca los estambres de azafrán y échalos, junto al arroz, dando una vuelta. Echa la nata y el perejil, remueve, rectifica de sal, y deja cocer hasta que la nata quede con una textura similar a la miel. Si tienes perejil rizado, decora con una ramita.

24 abr. 2009

Las reglas de la guerra

Me hace mucha gracia la farfolla hipócrita y pseudo romántica sobre las reglas de la guerra. La guerra sólo tiene dos reglas: Matar y evitar que te maten. Cualquier otra aproximación a ese tema es mierda con sirope de fresa.

21 abr. 2009

Web de la AEAT

¿Cómo es posible que no se le caiga la cara de vergüenza al responsable del sitio web de la AEAT, una web hecha con mi dinero y para recaudar mi dinero? Hacer cualquier trámite o gestión en esa puñetera web parece una gymkhana pensada para incordiar al usuario y perderle para que finalmente no consiga lo que pensaba hacer.

18 abr. 2009

Aprender

Es maravilloso el agridulce sabor del aprendizaje. Dulce por lo aprendido, y agrio por lo revelador de todo cuanto queda por aprender.

Anatomía de un ataque

La iglesia de la Almudena, en proceso de derribo, en 1869
Creo que nunca había puesto aquí cómo sucede un ataque obsesivo. El pasado miércoles, viendo (por n-ésima vez) una serie documental llamada El Laberinto Español, me topé con el episodio dedicado a Ruedo Ibérico. Allí, se hablaba de las medidas de la censura para impedir el flujo de información, y entre las muchas acciones, se hablaba de la clausura del Diario Madrid y la demolición de su sede en 1972. Es una imagen que he visto mil veces y que permanece en el imaginario colectivo. Un precioso edificio con dos chapiteles barrocos que se hunde sobre sí mismo. Pero esa vez me dio por buscar más información sobre el Diario Madrid. Así, buscando en Google Imágenes, llegué a un foro en el que había una estupenda instantánea del momento del deribo. Era un hilo titulado "De Madrid al Cielo", dedicado a fotos antiguas de edificios más o menos emblemáticos de Madrid, algunos desaparecidos. Entre las fotos antiguas había una del antiguo viaducto sobre la calle Segovia, (el de madera y hierro, no el de hormigón actual, que es de 1931), y algunos comentarios sobre las importantes obras que se emprendieron para hacer ese viaducto y abrir la calle Bailén desde el Palacio Real hasta San Francisco el Grande, derribando un gran caserío. Entre los edificios afectados por dicha reforma estaba la pequeña iglesia parroquial de Santa María de la Almudena. La iglesia más antigua de Madrid (databa probablemente del s.XII) que, por increíble que parezca y sin ningún apego por la Historia o los orígenes, fue demolida sin remordimiento alguno en 1868. Y sí surge. Yo sabía que había existido esa iglesia, pero por alguna razón, no me había interesado hasta ese momento. Quizá pensé que se había caído ella sola de puro vieja, y el ver la indolencia de la demolición disparó el ataque. Y eso me llevó a más de dos días de investigación, con unas cuatro horas de sueño repartidas en total, recabando datos y escribiendo su historia y descripción.

Y este es el resultado. http://es.wikipedia.org/wiki/Iglesia_de_Santa_María_de_la_Almudena

14 abr. 2009

Los tejemanejes de Logitech

Después del último desastre informático que padecí, y tras el que, a pesar de lo que yo preveía, finalmente no necesité reinstalar todo (lo salvé in extremis), el PC quedó recuperado, pero en fase de rehabilitación. Montones de cosas no funcionaban bien. El mejunje de drivers, archivos del sistema hizo que el audio no funcionase, el teclado sólo funcionaba como teclado estándar, sin reconocer la rueda del volumen y demás botoncicos, le enchufaba un pendrive y no había forma de que montase la unidad, el Daemon Tools daba problemas, el bluetooth no lo detectaba ni siquiera con los drivers nativos de Windows, y además saltaba una docena de mensajes de error al iniciar el sistema. Pero lo había recuperado, que era el reto.

Visto retrospectivamente, sé que habría tardado menos y habría sido más beneficioso, y habría segregado menos bilis simplemente reinstalando todo en limpio, pero se convirtió en una cuestión de cabezonería, de honor, de dignidad, de la lucha del hombre contra la máquina. Llámese como se quiera. El caso es que por mis cojones narices tenía que recuperar el PC, y lo recuperé.

El caso es que poco a poco fui recuperando el control, y subsanando o parcheando los numerosos errores que presentaba. El otro día intenté resolver uno de los últimos. Me metí en la página de Logitech y busqué el software adecuado para mi Logitech Desktop MX3100. Me bajé el Setpoint 4.72, la última versión, y la que le corresponde a mi teclado y ratón, según el fabricante. Logitech hace fantásticos teclados y ratones desde hace dos décadas, pero desde luego haciendo software son lo peor. Por eso a mitad de la instalación, saltó un error diciendo que tenía que actualizar mi software Bluetooth. ¿Mi software Bluetooth? Pero si mi teclado es inalámbrico pero por radiofrecuencia. Mi teclado no tiene nada que ver con Bluetooth. Le di a "Omitir" la instalación del software de Bluetooth, (la otra opción era "Salir de la instalación") y la instalación concluyó, supuse que con éxito. Abrí el software de Logitech, donde se configuran los botones extra del teclado y del ratón y allí no había nada que configurar. Algo no iba bien. Al momento, el teclado dejó de funcionar. Me cago en todo, ahora tengo que reiniciar en modo a prueba de fallos, desinstalar la mierda del software de Logitech, o al menos sustituir el driver del teclado. Bueno, pues reinicio (el ratón sí funcionaba), y cuál no sería mi sorpresa al ver que durante el arranque del equipo, no funciona la tecla F8, que sirve para entrar en las opciones de arranque.

Para los profanos, diré que el teclado es un hardware que no necesita ningún driver (lógicamente) ya que interactúa directamente con la placa base. Esto es así, porque el teclado se necesita desde el mismo inicio del sistema, (como el monitor). Es lo que llamamos consola. El sistema básico de entrada y salida de datos. Así, un teclado siempre funciona al arrancar el equipo. Es imposible que un teclado no funcione a no ser que esté roto. Con algunas placas base muy antiguas (no es el caso), si el teclado está enchufado por USB (tampoco es el caso), no reconocía el teclado. Por eso los teclados USB (al menos los de Logitech) suelen venir con un adaptador USB <--> PS/2. Tanto es así, que el teclado y el monitor, son detectados por el BIOS, impidiendo el arranque si no se detecta alguno de estos dos dispositivos. Ya en Windows, se cargan los drivers que permiten distintas monerías, como activar los botones extra, y ya en Windows puede ser que el teclado deje de funcionar, pero durante el arranque, debe funcionar siempre. Sin embargo mi teclado no funcionaba. O al menos, no funcionaba del todo. El caso es que como todos los teclados inalámbricos, tiene un botón que pone connect, debajo. Al presionarlo, parpadeaba el receptor, de modo que el teclado tenía pilas, y se conectaba. El problema era que el PC no se enteraba de que tenía un teclado pinchado. No me preguntéis por qué. No tengo ni idea. No sé si los drivers maléficos de Logitech cambian el propio firmware del teclado, o del receptor. Pero algo así debía pasar. El problema derivado de este, es que al no tener teclado, no podía teclear mi contraseña... jeje. Me entraba la risa tonta. No tenía teclado, ni podía acceder al equipo. Se quedaba en la pantalla de bienvenida. No tenía ningún teclado "alámbrico" a mano, por lo que tenía que resolver el problema a base de ratón. Probé el teclado en el portátil, y no funcionaba. Muerto del todo. O semimuerto, como he dicho, ya que el botón Connect, hacía parpadear las lucecitas de la base.

De modo que me encuentro con un ordenador cuyo teclado no funciona. No puedo iniciar el modo a prueba de fallos. No puedo iniciar sesión con mi usuario, ya que no puedo teclear la contraseña. Entonces recuerdo con alborozo cuando desoí a los paranoicos que me instaban a desactivar la cuenta de invitado. Pincho en la cuenta de invitado, que no tiene contraseña, y entro. Bien, ya puedo hacer algo. Necesito un teclado, así que busco el teclado en pantalla :) Está guardadito, para usar en caso de apuro, en C:\Windows\system32\osk.exe (OSK por On Screen Keyboard). Es un pequeño teclado que se maneja con el ratón, y es una de esas cosas que da gusto conocer, y por las que me siento seguro con el vetusto XP. Lo primero es intentar eliminar el driver que está haciendo la puñeta, pero el usuario Invitado no puede alterar la configuración del sistema. Lo siguiente que se me ocurre, es intentar modificar el fichero boot.ini, para que entre directamente en el modo a prueba de fallos. Es un fichero de texto, sólo hay que editarlo. Lamentablemente, de nuevo el usuario Invitado, como es lógico, no tiene permisos para modificar un fichero clave del sistema, como el boot.ini. De modo que intenté otra cosa. Abrir el editor de usuarios avanzado. Para ello hay que ejecutar "control userpasswords2". El editor avanzado de usuarios, pregunta con qué privilegios queremos abrirlo, así que lo abrí con el usuario Administrador (que ya venía escrito), y así sólo tuve que escribir a base de OSK la contraseña del mismo. ¿Para qué quería abrir el editor avanzado de usuarios? Para deshabilitar el inicio de sesión con usuario y contraseña, y hacer que Windows entrase directamente con mi usuario, que tiene privilegios de administrador. Así no tendría problemas para cambiar drivers, ni restricciones para hacer nada. Y funcionó. Así que ahora ya podía reiniciar, y entrar automáticamente en mi usuario. Pero el cambio de driver (tal como sospechaba) no hacía nada. Tal como sospechaba, porque como he dicho antes, el problema no era del driver, ya que al arrancar el ordenador, no hay drivers de Windows cargados. Y desinstalar el driver no deshizo lo que quiera que hizo al instalarlo. Por lo que estaba desinstalado, y el teclado seguía sin funcionar. Asumiendo que el teclado ha muerto, me pongo a mirar teclados. El Logitech Desktop MX5500 Revolution es la cañota. Aunque cuesta más 150 euros. Cachis... Habrá que hacer un esfuerzo.

Tengo un adaptador Bluetooth. Los drivers Bluetooth nativos de Microsoft dan pena. No por el driver en sí, sino por la aplicación y las opciones (o ausencia de las mismas) para controlar el adaptador Bluetooth. Mi adaptador, aunque de marca Billionton, trae la legendaria aplicación de Widcomm, que tan buenos resultados ha dado tradicionalmente. El caso es que después de hacer la restauración del sistema al punto anterior, el adaptador fue detectado automáticamente por Windows, y les enchufó los drivers nativos. Así que en mitad de la desesperación y el aburrimiento, decido cambiar los drivers y voilá. El teclado vuelve a funcionar. De alguna manera al instalar Setpoint y decirle que no iba a actualizar los drivers de Bluetooth, hizo "algo" sobre el teclado y/o sobre el receptor (algo a muy bajo nivel), de modo que el teclado dejó de funcionar de todas todas incluso . Intentaría detectarlo por Bluetooth, o vaya usted a saber. Honestamente, no me explico qué rayos pasó. Pero así fue como se solucionó. Ahora que me había encaprichado con el MX5500 Revolution...

13 abr. 2009

Tu boca, en Rayuela

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua.
Julio Cortázar. Rayuela (fragmento).

7 abr. 2009

Mi PC. Crónica de una muerte anunciada.

Han pasado nueve días desde que el PC grande quedó en coma. Por increíble que parezca, el equipo sobrevivió al virus Win32:Agent-AABX, que conseguí eliminar, limpiar, desinfectar, erradicar... A lo que no sobrevivió fue a Microsoft y sus cagadas. Porque por increíble que parezca (insisto) lo que ha matado a mi PC ha sido Windows XP, no el virus. El famosísimo problema del cuelgue a los 34 minutos de terminar. (Google tiene miles de entradas al respecto)

Lo que jamás me explicaré es por qué en el mismo equipo, se puede instalar desde cero Windows XP, y sin embargo una instalación de Reparación dé problemas en la fase de instalación de dispositivos. Es decir, que el dispositivo que da problemas en la reinstalación, no los da en la instalación limpia. Ergo ¿dónde está el problema? ¿En la configuración hardware de mi PC? Más bien no. En problema lo tiene Windows y sus indigestiones aleatorias consigo mismo.

Me he pegado con el problema. He eliminado la carpeta C:\WINDOWS\INF\ donde están los descriptores de los drivers, a fin de que la instalación usase sólo aquellos presentes en el CD de instalación. Pero ni por esas. He buceado en el setupapi.log cuál es el dispositivo que da problemas, y no es desenchufable. Es la controladora SATA. La misma controladora SATA que controla el disco duro en el que ya se ha instalado medio Windows, pero que a partir de ese punto ya no sabe cómo manejar. Y la misma controladora SATA que si se instala Windows en limpio, no da ningún problema. Así es Windows y sus indigestiones. ¿Y la solución? Pues por increíble que parezca (de nuevo), no hay solución ni oficial ni extraoficial para este problema que afecta a miles de personas. Simplemente resignarse. Windows está así de mal hecho.

Y lo increíble es que tras ocho años de vida de Windos XP, Microsoft no haya sido capaz de solventar este problema que a juzgar por lo que dice Google, afecta a cientos de miles de personas.

En resumen. Que lo que toca es reinstalar desde cero todo el equipo, todos los programas, todos los dispositivos, y demaś. Y no sólo reinstalarlos, sino también configurarlos. Un calvario que nos dedica Microsoft con todo su cariño. Qué hartito que estoy...

6 abr. 2009

Rafa Nadal anunciando Mapfre

Juraría que dice "La carrera de antenista no dura mucho..." ¿Soy el único que oye el mensaje secreto? Rafa Nadal en realidad es antenista, y quien juega en Roland Garros es otro. Como lo de los Milly Vanilly pero con tenis en vez de cancioncillas pegadizas.

2 abr. 2009

"Desarrollo" humano

Hasta el siglo XIX, los asentamientos humanos formaban "islas" en mitad del entorno natural. Desde el siglo XX, los espacios naturales forman "islas" en mitad de la vorágine urbanística, de líneas de comunicación (autopistas, líneas de ferrocarril...) y supuestamente desarrollista.

1 abr. 2009

¿Dónde están las bondades del TDT?

El Gobierno nos vendió la TDT y nos obligaron a comprar cientos de miles de descodificadores TDT y adaptando cientos de miles de antenas receptoras, justificando ese enorme gasto, no público, sino del público, por medio de las bondades del nuevo estándar. Y no les faltaba razón a aquellos que intentaban convencernos. la TDT, o mejor dicho, el estándar DVB-T que se iba a implantar y que ahora tenemos en España era lo mejor. Permitía recibir muchos más canales, de radio o televisión en alta definición, con audio digital 5.1, en dual, con subtítulos, etc. Pero no había elección, nos dijeron que no nos quedaba más remedio porque en 2010, o se recibía TDT o no se vería la tele.

Y todo para qué. Para, en vez de emitir en 16:9, o al menos hacer un letterbox de los contenidos panorámicos, seguir emitiendo en formato 4:3, recortándonos aquellos contenidos que vienen en formatos panorámicos, y perdiendo más del 30% de lo que sucede en pantalla. Para en vez de emitir en dual, seguir emitiendo un único canal de audio. Para en vez de proporcionar información detallada que permita planificar el consumo de televisión, no informar de los programas, ni de los horarios, o peor aún, informar de ellos y luego no respetar lo anunciado. Para en vez de emitir en alta definición, seguir emitiendo en la misma resolución de siempre (salvo un par de excepciones). Para en vez de ofrecer audio en Dolby 5.1 en aquellos contenidos que lo incorporan, castrar el sonido dejándolo, con suerte, en un miserable estéreo. Para en vez de ampliar la oferta de contenidos, usar los canales secundarios para volver a emitir en distintos horarios la misma mierda televisiva que emiten las cadenas en sus canales principales. O peor aún, llenarlos de anuncios o programas de teletimo en toda o parte de su horario de emisión.

¿Y qué se puede hacer? Se puede obligar a las cadenas de televisión a emitir contenidos en 16:9, en 5.1, en dual, etc? Claro que sí. Del mismo modo que se les obliga a emitir en digital, puede ponerse como condición de la licencia de emisión, que dicha emisión tenga unas características mínimas de calidad. Otra cosa es que no interese. A fin de cuentas, teniendo a la gente aborregada, no piensan en otras cosas.Enlace
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...