30 jun. 2005

Cuando se destapa la Caldera...

Recientemente escuché las declaraciones de Jesús Caldera en defensa de la Ley Integral contra la Violencia de Género, en las que afirmaba que, en efecto, la nueva ley es discriminatoria, ya que ante un mismo hecho delictivo pena con mayor dureza la violencia del hombre sobre la mujer, que la de la mujer sobre el hombre. La explicación de este pobre hombre (que se ha jactado tan pancho de dicha discriminación) de esto era que dado que la mayoría de la violencia de género se perpetra casi exclusivamente de hombre a mujer, y ello (a su juicio) justifica plenamente que se impongan penas más severas en este caso.

Esto, practicado por las aseguradoras (si estás en el rango que estadísticamente tiene más siniestralidad, tu prima es más alta), ya ha sido tachado por miembros de la judicatura como un disparate, además de ser una discriminación flagrante y rayar la anticonstitucionalidad.

Constitución Española aprobada en Cortes, ratificada por el pueblo español y sancionada por el Rey en 1978

Artículo 14
Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.


¿Soy el único que se ha dado cuenta? ¿No habría sido mejor imponer penas ejemplarizantes a todo ser humano que practique la violencia sobre otro, independientemente de su sexo?

Pero es que este tipo de políticas me pone los pelos como escarpias. Porque siguiendo exactamente los mismos principios, dígame, Señor Caldera: Si mañana se demuestra que estadísticamente la mayoría de los robos a joyerías están perpetrados por delincuentes de origen colombiano (por decir algo), ¿hará una ley de protección al gremio de joyeros a medida, que pida el pasaporte al reo antes de juzgarlo para castigarlo con mayor severidad en función de su origen? ¿Y si llega un momento en que estadísticamente la mayoría de violaciones son perpetradas por individuos de raza negra habrá una ley que castigue a los violadores negros con mayor dureza que a los violadores blancos?

Señor Caldera, las estadísticas son eso. Números y nada más. Y hacer que rijan nuestra vida y legislar en función de ellas es francamente peligroso. Debería meditar antes de decir ciertas barbaridades en público.

26 jun. 2005

¿Y los obispos?

Esta mañana ha habido una manifestación en Madrid (secundada en más de otras 20 ciudades en España), que bajo el lema "Pobreza Cero" pretende hacer presión y concienciar a los gobiernos de que es necesaria una actuación urgente para acabar con la pobreza en el mundo. El reparto de la riqueza es alarmantemente desigual, y lo más grave es que la situación ha empeorado en los últimos diez años, por difícil de creer que parezca.

Pero ha habido algo que ha llamado poderosamente mi atención. En la manifestación no había ningún obispo. Los obispos, cabezas de la Iglesia Católica, que con tanto fervor se lanzaron a las calles hace una semana protestando contra el matrimonio (civil) homosexual, ahora se han callado mezquinamente y no han considerado tan importante acabar con la pobreza en el mundo como manifestarse en contra de un colectivo que a ellos ni les va ni les viene.

Y yo me pregunto. ¿Qué opinan de esto los católicos? ¿Por qué no se echan a la calle pidiendo responsabilidad por el vergonzoso comportamiento de sus representantes? ¿Acaso los católicos secundan la actitud de sus obispos? ¿Acaso los católicos creen más importante el politiqueo sobre un matrimonio (insisto, civil) en el que poco tienen que decir los religiosos, que la manifestación en pro de la erradicación de la peor epidemia que padece el planeta, y que se llama POBREZA?

¿Qué coño está pasando en esta sociedad? ¿Qué mierda de escala de valores estamos demostrando? Algo me huele a podrido.

20 jun. 2005

La impresentabilidad sobre ruedas

Hay veces que uno se da cuenta de cuándo te intentan hacer comulgar con piedras de molino. Este es el caso de lo que ocurrió ayer en el Gran Premio de Estados Unidos, del Mundial de Fórmula 1. Soy aficionado a la Fórmula 1 desde muy muy pequeño. Cuando corría Senna, Alesi, o Berger, y mucho antes, cuando corría Gilles Villeneuve, Andretti o Fittipaldi. Y además me enteré de muy pequeñito que Nikki Lauda había nacido el mismo día del mismo mes que yo (unos cuantos años antes, claro), y eso fortaleció aún más mi vinculación con la F-1. Y en toda mi vida había visto un espectáculo tan lamentable como el que vi ayer. Y no me refiero precisamente a la carrera, que es lo que todo el mundo está tachando como lamentable. Lo que me pareció lamentable fue el numerito que montó Michelin y los siete equipos que calzan sus gomas.

Para los que aún no se hayan enterado del asunto, cosa que dudo a tenor del auge espectacular que ha sufrido la F-1 en España en los últimos 2 años y medio (Desde que Fernando Alonso corre en el Mild Seven Renault), diré que ayer ocurrió un hecho sorprendente e inusitado. El circuito de Indianápolis es un circuito de la Fórmula Indy, de los que abundan a lo largo y ancho de EE.UU. Dos rectas paralelas larguísimas con dos curvas semicirculares en los extremos, o bien, como es el caso de Indianápolis, un rectángulo con 4 curvas en las esquinas, muy peraltadas. Cuando la F-1 visita Indianápolis se transforma el circuito dejando parte del trazado original (mal llamado oval) y creando otra mitad del circuito

Ante todo, la responsabilidad de lo ocurrido es de Michelin. Un fabricante del prestigio de Michelin y que cobra lo que cobra por estar donde está, no puede permitirse una cagada como la mencionada.
En segundo lugar, los equipos de Michelin, tenían una solución muy sencilla. Si tus neumáticos no soportan pasar por esa curva a 330 Km/h, no pases a esa velocidad. Frena antes, coño. Y si no te gusta, pídele responsabilidades al causante de tu problema: MICHELIN, no a los otros equipos que tienen un suministrador de ruedas decentes.
La respuesta de Charlie Whitling (Director de carreras y Delegado de Seguridad de la FIA) en respuesta a los responsables de Michelin fue tajante.

"As explained in our earlier letter, your teams have a choice of running more slowly in Turn 12/13, running a tyre not used in qualifying (which would attract a penalty) or repeatedly changing a tyre (subject to valid safety reasons)."
(El contenido de esta carta y de todas las que intercambiaron Michelin y la FIA puede vers en la página oficial de la Federación Internacional de Automovilismo)

En cristiano:
"Como les expliqué en nuestra anterior carta, sus equipos tienen la opción de correr más despacio en las curvas 12/13[...]"
Pero claro, eso no mola. Aunque habría sido una solución perfectamente válida y habrían podido correr, pero claro, es más fácil tirarse a la piscina haya agua o no, y hacer presión diciendo "si no me pones la chicane, no corro", "si no me dejas cambiar las ruedas, no corro", "si no me preparas un GP a mi medida, no corro". Y finalmente, te sale el tiro por la culata, no te ponen la chicane, y efectivamente, no corres, y pretendes culpar de tus problemas a quien menos culpa tiene: a Ferrari y a la FIA, en vez de culpar a Michelin.

La pataleta de los 7 equipos que montan Michelin, diciendo "ahora me enfado, y no respiro", y yéndose a boxes, me parece mucho más vergonzosa que la actitud de la FIA, de Withling, de Ecclenstone y de Ferrari juntas. Esto me recuerda a la fábula de la zorra que pierde la cola con un cepo, e intenta convencer a las demás de que se lo corten también, que se está mucho mejor sin el rabo.

Si no puedes pasar a 300 Km/h por esa curva, frenas un poco. Y punto. No pasa nada. Lo que no puedes hacer es ir a por todas cuando estás fuerte, y cuando no lo estás, pedir que se cambien las normas, la reglamentación y hasta el trazado del circuito a tu medida. Pero lo que más me toca los cojones es que me intenten intoxicar con estupideces como que es por la seguridad de los pilotos. VALIENTE TONTERIA. Fernandito Alonso, hijo mío. Por la seguridad de los pilotos, los pilotos frenan antes de tomar una curva. Si no puedes pasar por una curva tan rápido, Y ADEMÁS LO SABES, porque os lo ha comunicado Michelin, pues frena antes. Es lo que hago yo con mi coche de calle, seguro que lo puedes hacer tú con tu R25. Así que de "Gracias, Ferrari" nada hermoso. Gracias a ti, a tu director de carrera, y al resto de directores y pilotos de los siete equipos que no corrísteis por cabezonería. por no asumir que teníais una limitación que os obligaba a ir más despacio por esas dos curvas, y por querer que os cambiaran el trazado del circuito a vuestra medida. Así se las ponían a Felipe II. Y esto es válido para todos. Lo que pasa es que con Alonso me cebo más porque por ser líderl del Mundial le pusieron más veces el micrófono delante, y dijo más tonterías que ningún otro.

Si la carrera de ayer no la corrieron siete equipos no fue por velar por su seguridad. Sino por haber echado un órdago a la grande que les salió rana. Por seguridad podrían haber frenado. Pero es más fácil hacer demagogia y usar esa supuesta seguridad para escurrir el bulto y culpar a quien no tiene la culpa. Ferrari hizo lo que debía. Correr la carrera. Y lo mismo hicieron Minardi y Jordan. Los otros siete equipos prefirieron no correr en vez de simplemente frenar un poco antes de cada curva. Pos fale. Pero que no me vengan con gilipolleces de que no había otra opción, que era por la seguridad y demás halaracas. Que no cuela.

15 jun. 2005

Ceguera crónica

Dice un dicho que no hay mayor ciego que quien no quiere ver, ni mayor sordo que quien no quiere oír. ¿A qué viene todo esto? Llevo un par de días leyendo declaraciones de fans acerca de la absolución del artista antes conocido como Michael Jackson en el caso que ha dado la vuelta al mundo dada la afinidad y el refinado gusto de este personaje por compartir lecho (en el mejor de los casos) con púberes obnubilados por la luz irradiada por la estrella.

Lo curioso de todo este tema es que los fans del artista antes conocido como Michael Jackson, que se supone son fans de su música, y no de su persona (se supone), no dejan de justificar la inocencia del procesado con afirmaciones como la que hace Toni Arias, AKA Xtarlight (jarl...) que dice cosas como:
"Michael es un grandísimo artista y su carrera seguirá adelante."
De modo que del hecho de que es un grandísimo artista se colige el hecho de que tiene que ser inocente y salir adelante. También dice este señor que a juzgar por las letras de sus canciones, estaba convencidísimo de que iba a ser declarado inocente. A Dios gracias que de personsas con tanto criterio no dependen las decisiones judiciales, ya que me cuesta trabajo imaginar una forma de pensar más parcial, interesada y contaminada que la que muestra Xtarlight. Leer las respuestas que da Don Xtarlight a los internautas en el encuentro digital organizado por el Diario El Mundo es en algunos casos para que te entre la risa floja.

Juzgar a la gente por lo que deja escrito o cantado públicamente es un error de base, porque el Sr. Xtarlight no parece darse cuenta de que una canción no deja de ser un artículo comercial, que busca ser aceptado por su público objetivo, y que no necesariamente tiene que ser algo que sienta dentro el artista. Máxime cuando no se puede decir que el artista al que hacemos mención sea un cantautor al estilo de Joaquín Sabina.

Lo cierto es que el artista antes conocido como Michael Jackson es una especia de Humbert Humbert venido a menos, con mucho menos estilo que el original, por supuesto, y bastante más marrano. Y en mi opinión se ha librado por los pelos seguramente debido a una actuación magistral de su defensa y no quiero pensar que haya habido "tongo" de alguna manera con los miembros del jurado. Parece más que claro que a este elemento le gustan los niños más que a un tonto un lapicero. Conozco mucha gente que disfruta jugando con niños, pero ninguno de ellos se los lleva a la cama.

El artista antes conocido como Michael Jackson da claras muestras de una perturbación mental. Se presenta a un juicio en pijama (sí, estaba ingresado, pero nada le impedía ponerse un traje, carajo). Va con mascarilla por la calle, asoma a un bebé neonato por un balcón, dice que jamás se ha operado y que simplemente va cambiando (como si fuese un Transformer), afirma que tiene el ataque de vitíligo más salvaje de la historiografía médica, ya que no le queda ni un centímetro cuadrado negro, y además ha sido el vitíligo más raro del mundo, ya que ha ido progresivamente aclarando la piel (sospechoso), cuando el vítiligo DE VERDAD deja manchas ABSOLUTAMENTE BLANCAS y con una clara demarcación entre zonas afectadas y no afectadas, no de forma progresiva. Se pone una mascarilla para ir por la calle... La lista de excentricidades es interminable. Pero no pasa nada, ha habido muchos excéntricos en la Historia, todo depende del dinero del que se disponga para dar rienda suelta a una imaginación caprichosa. Dalí era un excéntrico, Walt Disney, Picasso o Howard Hughes también lo fueron. El problema surge cuando las excentricidades de una persona pasan por encima de los derechos de otras, o se internan en terrenos fangosos de dudosa moralidad y legalidad como la pedofilia.

Y lo más triste de todo ello, es que haya gente con tan poca capacidad de crítica como para no saber discernir una canción de la persona que la hizo. A mí me puede parecer que una persona es espantosamente antipática, y admirar su trabajo, o viceversa. Pero hay gente para la que ambas cosas van indefectiblemente unidas, y eso se llama prejuzgar a la gente. Y los prejuicios, tanto si son positivos como negativos, son una de las mayores lacras que puede arrastrar un pobre infeliz como un fan ciego que no ve más allá de sus narices, más allá del disco, más allá de la música de la que está enamoradísimo dejando de lado el juicio sereno sobre si las actuaciones personales del artista son morales o no.

Cuando un dedo apunta al cielo, sólo el tonto mira al dedo

Situación crítica por la sequía en la cuenca del Segura, con los pantanos al 15,9% de capacidad - ciencia - elmundo.es

Esa es la actitud que tienen algunos gobiernos ante problemas acuciantes como el de la sequía que está asolando España. Cuando a mediados de junio hay pantanos al 15% de su capacidad, es un dedo acusador que apunta claramente hacia un problema crítico como es el cambio climático. Sin embargo parece que los únicos gobiernos realmente interesadas en hacer frente a esta catástrofe de dimensiones planetarias son los de países minúsculos de archipiélagos del Pacífico, preocupados porque un aumento de 30 cm del nivel del mar puede sumergir atolones enteros.

Pero el problema va mucho más allá. No es sólo cuestión de que aumente el nivel del mar (aumento producido principalmente, no por deshielo de los casquetes polares como suele pensarse, sino por el aumento de volumen derivado del calentamiento del agua), sino que debería preocupar gravísimamente a países como España, fronterizos con zonas desérticas, desiertos cuyos dominios se extienden más y más ante nuestros ojos. En Almería ha sido preciso crear un océano de plástico para evitar la salvaje evaporación de los cultivos. El océano de plástico crece y crece ante el aumento progresivo de las temperaturas. A la misma vez, los pantanos presentan un aspecto lamentable y hace sesenta años que no se recordaba una sequía parecida. Cada vez habrá que remontarse más atrás para buscar una sequía similar.

Cada vez llueve menos. Las masas forestales retienen humedad y provocan columnas de enfriamiento atmosférico que facilitan la precipitación del agua. En otras palabras. PROVOCAN LLUVIA. Pero seguimos sustituyendo árboles por cemento. Dentro de poco ya no habrá más incendios. Las piedras no arden...

Al tiempo, el clima se recrudece, se vuelve más extremo. Más similar a como es en el desierto. Hemos perdido la primavera y el otoño. Pasamos del frío más brutal con nevadas terribles a veranos de calor sofocante. Los embalses propician una evaporación tremenda y no son la solución. La solución pasa por cortar de raíz las emisiones de gases de efecto invernadero que son el 90% del problema. Pero no tiene sentido que sea una solución unilateral, ya que esto es un problema global, que tendremos que solucionar como en Fuente Ovejuna: Todos a una. De no hacerlo así, no servirá absolutamente para nada. Y lo triste de todo este asunto es que el principal causante del problema, el mayor contaminante del planeta, Estados Unidos, sigue pasando del tema. Muy propio de ellos.

Ya a principios de los noventa recuerdo que leí que la Smithsonian Institution (una de las instituciones científicas más prestigiosas y que me merece más crédito de todo el mundo) advertía que la batalla por el medio ambiente se ganaría o se perdería antes del año 2000. Después de esa fecha ya no habría vuelta atrás. En mi modesta opinión, la perdimos.

Y ahora estamos sufriendo las consecuencias del boom de los hidrocarburos producido en los años cuarenta y cincuenta, de la popularización del automóvil y del transporte aéreo. De todo lo expulsado a la atmósfera en los sesenta, los setenta, ochenta y noventa se enterarán nuestros hijos y/o nietos. Y jamás nos perdonarán habernos quedado mirando al dedo.

Enlaces de interés
United Nations Framework Convention on Climate Change (Inglés, parcialmente traducido)
Greenpeace ¿Qué es el cambio climático? (Español)

14 jun. 2005

Tenía que caer alguno del Canon de la $GAE

Voy a empezar con el mismo estilo a como empezaba "El Equipo A" (serie que amenizó mis tardes de la infancia).

En enero de 2002, el juzgado de primera instancia número 22 de Barcelona, dictó una sentencia por la cual una compañía de fabricación de CDs vírgenes (Traxdata para ser exactos)estaba obligada a pagar un canon a la $ociedad General de Autores y Editores por cada CD virgen que fabricase, y con carácter retroactivo, por cada CD virgen que hubiese fabricado desde 1997.

Cágate, lorito.

La justificación de la sentencia era que los CDs vírgenes podían emplearse (y la $GAE convenció al infeliz del juez de que eso era lo que ocurría indefectiblemente con el 77% de los CDs vírgenes) para copiar material protegido con derechos de autor, de los que la $GAE es su más ferviente valedor. A todo esto, no hay que olvidar que la $GAE es un organismo PRIVADO que representa a un colectivo. Dicho canon, lógicamente, fue repercutido a los distribuidores, que lo repercutieron a los minoristas, los cuales lo repercutieron finalmente a los compradores de a pie, los cuales, como siempre, se lo tienen que comer con patatas sin posibilidad de repercutírselo a partes iguales a la señora madre del juez de turno y a la señora madre del Presidente de la $GAE, como les habría gustado.

El tuercebotas del juez también es para echarle de comer aparte, porque por esa misma regla de tres, sería justificado que los fabricantes de cuchillos de cocina tuviesen que pagar un canon por cada cuchillo fabricado a la Asociación de Mujeres Maltratadas ya que los cuchillos de cocina pueden emplearse para maltratar mujeres... En manos de menudos elementos tenemos dejada la administración de justicia. Lo triste es que este juez, como muchos otros, pasaría como de comer mierda de documentarse sobre el caso que tenía entre manos ya que a cualquier persona que tenga unos mínimos conocimientos de cómo funciona la informática no se le escaparía que un CD no es más que un medio de soporte, como un papel en blanco. Y que si en el papel cometemos el delito de fotocopiar un libro, penar a "Folios Galgo" por ello es una absurdez de los pies a la cabeza. Así, querría darle carpetazo lo antes posible y de ese modo, cuanto menos leyese sobre el tema, mejor.

El caso es que desde ese momento, cada vez que una persona humana compra un paquete de CDs vírgenes se están violando una serie de derechos fundamentales, entre otros:
  • PRIMERO: Se pasan por el forro la presunción de inocencia. Es decir, me presuponen un delincuente, ya que me cobran un canon por las pérdidas que les PUEDO ocasionar por cometer un acto delictivo (la piratería), pero me lo cobran a piñón fijo antes de que cometa acto alguno.
  • SEGUNDO: Si cometo el acto delictivo en sí, me VUELVEN a condenar. Es decir, ¡¡tengo un prepago de condena, pero luego me vuelven a cobrar la condena otra vez!!
  • TERCERO: El canon es, de facto, un impuesto revolucionario pagado a una ENTIDAD PRIVADA y auspiciado por una sentencia judicial. Es que es de traca.
  • CUARTO: La justificación que la $GAE ofrece a esto es que el canon se impone en virtud de la copia privada, recogida en el artículo 31 de la Ley de Propiedad Intelectual según el cual la copia de una obra SIN ÁNIMO de lucro no requiere la autorización previa del autor. Es decir, si yo me copio un CD para llevarlo en el coche, no requiere autorización previa del autor y no es constitutivo de delito. Según el artículo 25 de la misma ley, los autores tienen derecho a percibir una compensación por dicha copia privada. Lo curioso de todo esto es que una gran mayoría de los discos de música originales que hay en las tiendas, están dotados de sistemas anticopia que IMPOSIBILITAN la copia privada... ¡! ¡¡¡O sea, me cobran por la posibilidad de que haga algo que ellos mismos no me dejan hacer!!!

Así las cosas, la ASIMELEC (una asociación de empresas, que entre otras, aglutina a los fabricantes e importadores mayoritarios de CDs vírgenes), en 2003 envió una circular confidencial en la cual se expresaba que se había llegado a un acuerdo con las sociedades gestoras de derechos (la $GAE y otra gentuza de la misma ralea) en virtud del cual las sociedades gestoras de derechos aceptaban barco como animal acuático y además aceptaban que se les pagara "sólo" por los CDs fabricados o importados desde el 1 de septiembre de 2003, en vez de desde 1997 como dictaba la sentencia de 2002. Esa circular confidencial ha llegado hasta nosotros.

El meollo de todo este asunto, es que a diferencia de lo que ocurre en "otros países de nuestro entorno" (un eufemismo que me encanta porque nunca se sabe si es el entorno económico, político, étnico, religioso o geográfico), la Ley de Propiedad Intelectual no es clara acerca del almacenamiento de obras sujetas a derechos de autor en soportes digitales como los CDs, y por tanto, desde el momento en que un CD virgen pone en la carátula que admite una grabación de hasta 80 minutos (y aunque no lo ponga), estamos comprando un posible soporte de audio aunque luego grabemos las fotos del veraneo, y por tanto ese CD virgen es una víctima potencial de afán recaudatorio de la $GAE. En el acuerdo secreto de la circular secreta entre ASIMELEC y la $GAE & Co. se rebajaron los cánones hasta situarlos entre 0,13 € y 0,16 € para los CD-RW de DATOS y los 0,30 € y 0,35 € para los CD-RW de AUDIO. (Curiosamente cobran también por los de datos... hummm). Además, estos precios son por cada hora de capacidad, por lo que un CD corriente de 74 minutos pagaría alrededor de 1,25 veces ese canon, y un CD de los de 700MB/80min pagaría 1,33 veces ese canon.






Lo gracioso del tema y que revela la incongruencia subyacente a todo este asunto (empezando por la propia Ley y terminando con la sentencia) es que, si grabamos música con algún formato de compresión, como Mp3, podemos llegar incluso a aumentar la capacidad del soporte por diez. Grabando con un bitrate de 128 kbps la compresión es aproximadamente de 1 MB por minuto, por lo que en un CD de 700MB/80min podemos meter unos 700 minutos de música en ficheros Mp3, lo que a ojo de buen cubero, haría que tuviésemos que pagar por un CD AUDIO de 700MB un canon de unos 28,60 € si la $GAE hubiese caído en la cuenta (cuando lo que se paga en realidad es 0,35 €). Los lerdos de los jueces, abogados y legisladores que jamás se interesan por conocer los asuntos acerca de los cuales legislan o juzgan, pasaron por alto este detalle (afortunadamente). X'DDD Lo cual significa que si grabamos en Mp3 a 128 kbps estamos pagando "sólo" el 1,6 % de lo que (legalmente) deberíamos pagar realmente.


Conclusión. Estamos pagando por un uso sin ánimo de lucro, ergo, puedo bajarme todas las canciones que me salga del moño con el eMule, Kazaa, Soluseek y demás para escucharlas en mi casita sin cobrar por ello. Como es sin ánimo de lucro y ya he pagado por huevos por anticipado... Lo ilegal es reproducirlas en público o cobrar por dicha reproducción. ¿No?

Abocados a la autodestrucción

Ya no me cabe duda. Estamos alcanzando un grado de tontería que sólo nos puede llevar (afortunadamente) a la destrucción masiva de nuestra civilización, quedando sólamente algunos pueblos de Polinesia con más sentido común que nosotros (como esos que follan en público tranquilamente pero luego se esconden en privado para comer, lejos de miradas obscenas que les vean masticar). En el enlace que cito en el título, se narra la aventura de una buena mujer (Zee Hemlick) cuando llevó sus fotos a "revelar" (si puede emplearse este término en fotografía digital) y se encontró con que el empleado de la tienda no podía entregarle algunas de sus fotos, porque eran demasiado buenas y por ello, automáticamente eran sospechosas de ser fotos con copyright de algún fotógrafo profesional. Inútiles resultaron los ruegos y súplicas de la señora que quería sus fotos. El empleado se mostró tajante.

Lo que se desprende de esta rocambolesca historia me deja atónito. Las leyes vigentes que protegen el copyright establecen que puede condenarse a todo aquel que ayude a infringir la propiedad intelectual, incluso sin tener conocimiento de su infracción. Así, un púber empleado de 17 años de la tienda de fotografía usa su juicioso criterio para establecer con su ojo clínico, qué fotos pueden ser de un profesional, y por tanto meterle en un lío a él y a la tienda en la que trabaja. De ese modo, los aficionados sólo pueden hacer fotos malas, claro. Si un aficionado resulta que hace fotos buenas, no vale. ¿Y si un profesional no es famoso y no le conoce el de la tienda, tampoco vale? ¿Y si un profesional hace un par de fotos "profesionales" entremezcladas con unas fotos familiares, tampoco vale? ¿Y si un aficionado le pide a su amigo profesional que le haga una foto, y sale fenomenal? ¿Y si el amigo profesional le dice a su amigo aficionado "oye déjame la cámara que estoy visualizando una escena digna de Pulitzer"?...

Se me va mucho la olla.

Esto me recuerda un huevo a "Un Mundo Feliz" de Aldous Huxley (cuyos derechos de autor están a puntito de caducar y el libro pasará, afortunadamente a ser patrimonio de la Humanidad). Y como en el libro, si eres un fotógrafo Alfa, puedes hacer buenas fotos, pero si eres un aficionado Delta, es inconcebible que hagas buenas fotos y por tanto te han de ser confiscadas. Y esto es algo que va in crescendo, ya que poco a poco cada vez son más las leyes que claramente atentan contra la máxima del derecho romano in dubio pro reo. Sin ir más lejos en nuestra piel de toro tenemos el famoso "canon" de la $GAE, que parece idea de Antoñita la Fantástica, y que viene a sustentarse del siguiente modo:

$GAE: "Como usted va a copiar los discos de música, por si acaso le hacemos pagar un sobreprecio con cada CD virgen que compre."
Sufrido Usuario: "Oiga oiga... que yo los uso para guardar mis fotos del veraneo en Cancún."
$GAE: "Ah, se siente."
Sufrido Usuario: "Oiga oiga... que es que además los CDs que me compro en la tienda de discos traen protección contra copia, y aunque quisiera tampoco podría copiarlos..."
$GAE: "Ah, se siente."
Sufrido Usuario: "Oiga oiga... ¡¡que usted me está tomando por delincuente antes de que yo mueva un dedo!!"
$GAE: "Ah, se siente..."


¿La última de la corporación $GAE-Antoñita la Fantástica? Cobrar el canon también por los discos duros... No os preocupéis que dedicaré a esta gentuza una entrada en el blog.

El problema es que estamos, como Sociedad, como Civilización, enfangándonos en un entramado jurídico-moral, entre estas chorradas y lo "políticamente correcto" (ya me despacharé a gusto en otra ocasión), que realmente creo que algo parecido debió de ser lo que le sucedió al Imperio Romano en el siglo V de nuestra era. Empezaron con tales absurdeces que lo mejor que les pudo pasar fue que viniesen los bárbaros y se los cepillasen. Lo nuestro será mucho mejor ya que como no tenemos bárbaros, a nosotros nos dominará la encefalogramaplania proveniente del otro lado del Atlántico y esta parte del planeta acabará poblada por seres en estado vegetativo con la baba cayendo por la comisura de la boca y con cerebros inútiles. Como dijo en una ocasión el sin par José Luis Coll: "El cerebro humano es un órgano que por su tamaño, aspecto y funciones, se asemeja a una coliflor."

Del centro del mundo a la insignificancia absoluta

A lo largo de la Historia de la Humanidad, entendiendo como tal desde que el hombre es hombre, antes incluso de que empezase a escribir, puede apreciarse desde casi los inicios un deseo de conocer el entorno. Una especie de convicción de formar parte de un todo de mayor entidad, lo que hoy llamamos "el Mundo". Y desde esos mismos inicios se buscaron referencias a y desde ese "Mundo" conocido, que al principio se circunscribía al valle en el que vivía o a la planicie que alcanzaba la vista. Poco a poco, llegó algún viajero que traía noticias de otros lugares. Alguien que se aventuraba a cruzar las montañas para visitar el valle de al lado, como el hombre de Ötzi. Gente misteriosa que contaba que más allá todo era igual, había árboles, ciervos, ríos, piedras... Poco a poco se pudo viajar más rápido. Cada vez llegaban noticias de más lejos, y las gentes empezaron a preguntarse dónde estaba el Centro del Mundo. Algo tan importante como el sitio en el que se vive tenía que tener un centro, una espina dorsal. Todo lo que conocían tenía un eje principal (que para unas culturas era la cabeza, para otras el corazón, y para otras el ombligo). Había que encontrar el ombligo del Mundo. El ser humano, curioso por naturaleza buscó y buscó, sin hallar centro alguno. En la búsqueda se topó con verdades incontestables. El Mundo dejó de ser plano para ser esférico. El centro del Mundo dejó de estar en Jerusalén (para la Cristiandad) para estar en el centro de la Tierra. Todo lo que había sobre nuestras cabezas dejó de girar sobre nuestras cabezas, y el centro de todo lo conocido se trasladó al Sol. Pero se descubrieron nuevas estrellas que nos acompañaban, y vimos que no éramos sino parte de una galaxia, la Vía Láctea. Y se descubrieron "nebulosas" que con la mejora de los telescopios se vio que en realidad eran otras galaxias como la nuestra. El centro, ya no del mundo, sino del universo, se alejaba más y más. Hace unas décadas comenzaron a descubrirse nuevos planetas en otros sistemas distintos al nuestro, con lo que nuestro sistema solar dejaba de tener nada de especial. El escurridizo centro de Todo se aleja y se aleja dejándonos cada vez en una posición más insignificante.

Hoy he leído una noticia que a pesar de no desvelarme nada nuevo, ha inducido esta reflexión.

Porque este egocentrismo que nos caracteriza y nos ha caracterizado a la especie humana desde el inicio de los tiempos, es el que hace que pensemos que todo bicho viviente pensaría como nosotros. En nuestra defensa diré que el egocentrismo citado no es tal, sino la capacidad de empatía, exclusiva (que se sepa) del ser humano y de algunos primates, y que es la que nos ha permitido llegar a donde hemos llegado. Pensamos que poseemos LA INTELIGENCIA, y que por tanto todos los seres inteligentes han de compartir con nosotros las mismas inquietudes. Pensamos que todo ser inteligente, al igual que lo hacemos nosotros, mirará al cielo y se preguntará qué hay allí. Pero puede que esto no sea así. Puede que miren hacia adentro y se pregunten qué hay allí, o puede que no se pregunten nada en absoluto. El hecho de que asociemos inteligencia a la constante formulación de preguntas que nos rodea no es sino una muestra de nuestra limitada capacidad intelectiva, ya que no concebimos otra inteligencia que no sea como nosotros la vemos, la vivimos, la concebimos. Y del mismo modo que pueden existir formas de vida que nosotros no reconoceríamos como tales (sabemos que un insecto-palo o una planta-piedra son seres vivos porque nos lo han contado, ya que si no, los tomaríamos por palo o piedra). Quizá nuestro egocentrismo como especie no sea sólo a nivel geográfico, sino también a nivel intelectual.

13 jun. 2005

¿Estupidez teledirigida? (pregunto)

Me enteré por una amiga que hace una semana hubo en Murcia una manifestación en contra de Polaris World.
Para los no iniciados y demasiado vagos para pinchar en el enlace, diré que Polaris World es un holding inmobiliario que se está encargando, entre otros menesteres, de construir maravillosos complejos urbanísticos y hoteleros con campo de golf incorporado. Por supuesto, dado que un campo de golf tiene unas ingentes necesidades de agua, Polaris World ha elegido para la ubicación de sus instalaciones uno de los lugares con mayor abundancia del líquido elemento: Murcia.

Sí amigos. Murcia. La misma que hace un par de años reclamaba agua porque estaba más seca que un esparto, resulta que es el lugar ideal para colocar campos de golf por doquier (Mar Menor Golf Resort, El Valle Golf Resort, La Torre Golf Resort, Hacienda Riquelme Golf Resort...) En ellos podemos encontrar desde pequeños apartamentos por poco menos de 200.000 euros, hasta lujosas villas de más de un millón de euros. Todo un filón para los ayuntamientos, cuyos alcaldes agraciados con semejante gordo se frotarían las manos como las moscas cuando vieron acercarse a los representantes de Polaris. Como emulando al rey Midas, convertirían los campos de tomates y pimientos en oro puro.

Y claro, el lugar ideal para poner a la venta estos lujosos inmuebles no es otro que los países del norte de Europa, donde viven ajenos a las vicisitudes de nuestro Plan Hidrológico Nacional, consistente, ni más ni menos, que en cepillarse de un plumazo una gran cantidad de valles del pirineo oscense y leridano construyendo en ellos imponentes embalses, para luego llevarse el agua canalizada hasta la otra punta de España. Sí, sí... Habéis leído bien. Oscense de Huesca. La única provincia que ya a mediados de mayo (hace un mes) tenía restricciones de agua... Así es la "España húmeda" como se la denominó por parte del Gobierno de Aznar. Lo que hace el no viajar...

Pero lo curioso de todo esto, es que los murcianos permanecían silentes todo este tiempo, durante años, mientras se gestaba el proyecto Polaris World. Votando a los alcaldes que recalificarían y cederían enormes cantidades de terreno para construir estos complejos, que protestaban ante la posibilidad (luego hecha cierta) de que el PSOE cancelase el PHN y que entraban al trapo de una confrontación Norte-Sur a nivel nacional en lo que se dio en llamar "La Guerra del agua" y que promovió campañas de presión social desde uno y otro bando. Aragón haciendo de ZH2O el lema, (casi con recochineo, todo hay que decirlo) de su Expo de 2008 y Murcia con iniciativas más económicas aunque no menos ingeniosas, como la de hacer que las operadoras de la cooperativa del Taxi de Murcia respondieran al teléfono diciendo: "Buenos días. Agua para todos". Durante todo ese tiempo, los murcianos permanecían agazapados sin decir ni pío, mientras veían cómo las grúas y excavadoras construían a su lado aquellos complejos que atraerían millones de ricos euros a su región, sin ver que por donde vendrían los euros, se iría el agua, ya que en un campo de golf, lo único que no se riega son los bancos de arena. Yo, mientras tanto, en Madrid, veía en la televisión con indignación e impotencia los infames anuncios que vendían campos de golf allí donde los campos de tomates se morían de sed (o eso decían los hortelanos).

Y ahora, cuando hay gente viviendo en esos "resorts", resulta que los murcianitos se echan a la calle protestando por el Polaris World. Y me pregunto. ¿Qué clase de juego estúpido es este que se practica en Murcia? No dijeron ni pío cuando aún se podía hacer algo, y ahora que hay gente viviendo y está todo construido ¿qué prentenden hacer? ¿deshauciar a los opulentos inquilinos? ¿Qué mentalidad estúpida rige este comportamiento? Por favor, me corroe las entrañas la curiosidad. Necesito saberlo.

11 jun. 2005

Recuerdos desde lejos

Hay recuerdos que uno tiene de cuando es muy pequeño, que vuelven a la mente muchos años después, sin saber muy bien por qué vuelven, y sin saber muy bien qué tienen de especial para haber soportado el paso del tiempo. Es el caso de Agustín, el guarda de un garaje en el que mi padre aparcaba su recién estrenado Citroën GSA X3 color azul, y es también el caso del garaje en sí.

Recuerdo aquel garaje de dos plantas y oscuros rincones donde la verdosa y mortecina luz de los fluorescentes no se atrevía a adentrarse. Recuerdo aquellas paredes encaladas, bañadas de una pátina grisácea producto del hollín que dejaban atrás los cientos de coches entrando y saliendo, como recuerdo de su presencia. Aquellas paredes eran empleadas por Agustín como improvisada pizarra, rayando con su uña para dejar asomar el níveo color subyacente a la mugre, y así hacer cualquier gráfico que necesitase (un croquis de un accidente de tráfico, un plano de cómo llegar a una calle...) ahorrando de este modo papel y bolígrafo.

Recuerdo aquellos aviones de radiocontrol abandonados por un señor del que no recuerdo su nombre, pero sí que tenía mucho dinero, y que una vez nos invitó a comer un fin de semana en Miraflores, en su chalet imponente donde pasaba los otros fines de semana. Recuerdo que uno de ellos era un Spitfire, y miraban, arrumbados en aquel remetido de la primera planta (la de las plazas caras) a aquel niño que se pirraba por los aviones que habría dado cualquier cosa por poseerlos.

Mi padre, siempre presto a establecer relaciones interpersonales, acabó trabando cierta amistad con Agustín, que llegó a invitarnos a pasar un fin de semana en el viejo caserón que tenía en Toledo, fin de semana que pasamos entre olivos e injertos, o a la sombra que producía el patio de la casa. Recuerdo que me costó dormirme en aquella fría habitación, y a la mañana siguiente Agustín me dedicó una frase que por su construcción, sorprendió a aquel niño de menos de diez años. "Es que extrañas la cama, chaval."

Recuerdo en aquel garaje la rampa que, frente a la entrada bajaba en "L" hacia la derecha, recubierta con unas baldosas de antideslizantes pináculos muy útiles para evitar que los coches resbalasen, pero que eran un infierno de vibraciones cuando las bajaba en mi monopatín, sentado, por supuesto, ya que jamás conseguí erguirme sobre él.

Recuerdo el piso de abajo, donde las plazas eran más baratas (aún no me explico por qué) y donde mi padre guardaba el coche. En aquel piso inferior aprendí yo a montar en bicicleta, a las órdenes de un expeditivo padre que entre risas, gritaba desde el extremo "si te caes, te parto las piernas", harto ya de que su hijo (que ya era bien mayorcito) siguiera montando en bici con los apoyos. Y yo, sin el socorro de aquellas ruedecillas, pedaleaba sin parar con una emoción que me emborrachaba, rayando entre el miedo horrible a caerme y la satisfacción inconmensurable producida por la sensación de libertad que me daba montar en bici "como una persona mayor".

Justo enfrente de la entrada, y en un voladizo sobre la rampa, estaba la cabina de Agustín. Me encantaba el olor a papel mojado que allí había siempre, aunque no recuerdo que hubiese jamás papel mojado. Era un lugar especial, con una desvencijada silla con asiento de mohosa gomaespuma recubierta de aquel "símil piel" del que eran los sillones de mis abuelos y que cuando se desgastaba dejaba ver el entramado de tejido que llevaba debajo. La cabina tenía un inmenso ventanal que daba a la rampa y a la entrada, desde la que el can Cerbero, en este caso Agustín, controlaba la entrada y salida de vehículos, pero a mí se me antojaba el puente de una nave espacial. Bajo la ventana, un gran tablero hacía las veces de mesa para depositar los innumerables cuadernillos de crucigramas y periódicos que allí almacenaba Agustín. Bajo aquel tablero, un radiador de aquellos que tenían una especie de tubo fluorescente que se iluminaba de color rosa, dando calorcito en las noches de invierno.

Recuerdo el ingenioso artilugio anexo a la cabina de Agustín, y que aguardaba pacientemente atornillado a la pared, a que se le diese un uso que jamás se le daba. Se trataba de un secador de trapos, consistente en dos rodillos que, engranados en unas ruedas dentadas, eran accionados por una única manivela, y que, metiendo entre ellos un trapo húmedo y por efecto de la manivela, lo presionaban sin piedad hasta extraerle hasta la última gota de agua, pudiendo servir, acabado el proceso, para volver a secarse las manos casi como si hubiese estado tendido al sol. Pero el uso que a mí más me gustaba darle, a hurtadillas, ya que me estaba prohibido accionar la manivela por temor a que me pillase los dedos, era meter una bola de papel arrugado y darle con fuerza a la manivela (costaba mucho trabajo), hasta que salía por el otro extremo un óvalo de papel, perfectamente plano, que casi podía usarse para escribir en él.

Recuerdo cuando Agustín me hacía rabiar diciéndome que yo no había podido hacer aquel dibujo que yo había corrido a enseñarle, casi con el mismo cariño con el que habría corrido hacia otro tío. Hacia mi tío Agustín.

Agustín tuvo además otro papel importantísimo en mi vida. Tenía dos hijas, Mariluz y Belén. La primera llegaba cada mañana a mi casa, después de que mis padres hubiesen salido al trabajo, y antes de que yo me hubiese despertado. Y recuerdo que me despertaba cada día, me preparaba el desayuno y me llevaba al colegio dando un paseo de unos diez minutos. Cuando Mariluz, estudiante de veterinaria, tenía exámenes y no podía venir, acudía su hermana, Belén, algo menor, y estudiante de Químicas, para que mi hermana y yo pudiésemos acudir puntuales a las nueve de la mañana al colegio, preparándonos el desayuno, y acompañándonos al mismo paseo de diez minutos hasta la verja pintada de negro que custodiaba mi colegio. A mí no me importaba que Belén fuese casi quince años mayor que yo. Yo estaba locamente enamorado de ella, a lo que había que añadir la incertidumbre de no saber nunca cuándo sustituiría a su hermana.

Un buen día, nos cambiamos de casa, de barrio, y ya no fue necesario aquel garaje, que servía de nexo entre mi vida y la de Agustín. Y aunque no le volví a ver, tampoco le eché de menos con aquellos nueve años. Le había conocido con cinco. Pero siempre que pasaba al lado del portal de su casa, en un pequeño bajo de la calle Federico Rubio, casi enfrente de la casa de mi compañero del colegio Fernando Herrero, pensaba: "la casa de Agustín".

Supe que Agustín murió hace unos años, pero vivirá en mis recuerdos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...