23 oct. 2007

Mariano contra el clima

Ayer oí de pasada la noticia, si bien no había podido profundizar en la supina cagada. Sin embargo, hoy los noticieros radiofónicos me han regalado los oídos con la impagable reflexión de viva voz de Mariano Rajoy a propósito del cambio climático. Mariano da rienda suelta a la neurona en un pensamiento de andar por casa en el que uno no sabe muy bien si va a hablar de nosotros los astronautas, si es que está pedo, o quizá que no tiene zorra idea de la diferencia entre meteorología y climatología. Pero como yo no soy Federico Jiménez Losantos, yo voy a dar argumentos de aquello de lo que hablo:

Mariano Rajoy, con luz y taquígrafos, o lo que viene a ser casi lo mismo, ante cámaras y micrófonos, realiza en la siguiente reflexión (por llamarla de alguna manera) en voz alta:
"Yo sé poco de este asunto, pero mi primo supongo que sabrá. Y entonces dijo: He traído aquí a diez de los más importantes científicos del mundo y ninguno me ha garantizado el tiempo que hará mañana en Sevilla. ¿Cómo alguien puede decir lo que va a pasar en el mundo dentro de 300 años?"

El caso es que Mariano cree firmemente que lo del cambio climático es un cuento, basándose en la sólida tesis de que su primo (¿el de Zumosol?) le dijo que había juntado a 10 científicos y no sabían qué tiempo iba a hacer la semana siguiente en Sevilla (donde su primo (¿el de Zumosol?) es catedrático de Física), de lo que Mariano colige que es tanto más imposible predecir cómo va a ser el clima dentro de 300 años. No obstante, Mariano, que hace gala de tener menos luces que una lancha de contrabando, demuestra, como dije antes no saber distinguir el culo de las témporas ni la meteorología de la climatología. Así, aún siendo yo incapaz de predecir qué tiempo hará la semana que viene, sí sé decir que en enero hace más frío que en agosto, que en abril lloverá y que en octubre hará un viento del carajo. Porque esa es la diferencia entre tiempo meteorológico y clima. Y el cambio no es cambio meteorológico sino climático, es decir, que independientemente de que el 23 de marzo de 2067 vaya a llover por la tarde, después de comer, o no, lo que sí parece claro es que si seguimos por este camino ese día se alcanzarán en Burgos unos 52 grados a la sombra, grado arriba, grado abajo.

Y es que no estoy criticando a Mariano por no creerse lo del cambio climático, que está en su derecho de creer o dejar de creer lo que le venga en gana, como quien no se cree que el Hombre llegase a la Luna o quienes piensen o hayan pensado que la Tierra es plana. Pensar chorradas, como pensar cualquier otra cosa, es gratis, libre, y humano. No. Por lo que critico a Mariano es por cuidar tan poco su argumentación, mezclando churras con merinas, y basar su oposición a la tesis del cambio climático en unos cimientos como los que aportó, propios de conversación de tasca de barrio de, pongamos, Villaverde bajo ("otra caña me va' a poné'"), pero no de alguien que se postula a si mismo como aspirante a la Presidencia del Gobierno de una potencia económica (la octava, para ser exactos).

Por supuesto, esperar una rectificación de Mariano, como de cualquier político sea del color que sea, todo sea dicho, viene a tener una probabilidad similar a esperar encontrar un puesto de Frigo en el norte de Groenlandia. Y es que parece que una de las cosas que se exigen a cualquier humano para dedicarse a la carrera política en España, es que abandone (si alguna vez la tuvo) toda práctica de la asunción de responsabilidades y la rectificación de errores. Y esto va por todos. Si el otro Mariano (Medina) levantara la cabeza...

18 oct. 2007

Madalenas

La receta de las madalenas no es mía ni muchísimo menos (la verdad es que decir esto incluso puede sobrar), aunque lo cierto es que hay muchas "recetas de madalenas". La que yo voy a poner aquí es mi receta para madalenas, y es la receta que he venido haciendo desde hace años. Y en la foto se puede juzgar si tienen buena pinta o no.

Dificultad: Media
Precio: Ecnomómico
Tiempo: 45 minutos

Ingredientes
  • 100 gr de de Maizena (harina de maíz) (10 cucharadas rasas)
  • 400 gr de harina (16 cucharadas colmadas)
  • 350 gr de azúcar (14 cucharadas colmadas)
  • 150 cl de leche (medio vaso grande)
  • 4 huevos
  • 1 sobre de levadura
  • 1 cucharada de Cointreau (vale brandy, ron o similar)
  • Ralladura de un limón
  • 250 cl aceite de oliva (14 cucharadas colmadas)
  • Unos 25 moldes de papel para madalenas
Preparación
Mezclamos en un cuenco los huevos, el azúcar, el aceite y la leche. Se agrega el licor y la ralladura de limón y se remueve bien. Mezclamos bien y en un cuenco aparte la levadura, y la harina de trigo y de maíz. Una vez hecho esto, añadimos la mezcla de harinas a la mezcla inicial, removiendo bien para obtener una masa homogénea. Dejamos reposar esta masa durante unos 15 minutos a temperatura ambiente. Los moldes de papel de ahoda vienen casi siempre engrasados, pero si no fuese así, untamos con una brocha el interior de los moldes con aceite. Rellenamos los moldes hasta 3/4 o algo más. Ponemos un poco de azúcar en el centro de cada molde relleno, y horneamos a 220 ºC durante 15 minutos en la parte central del horno. (En cualquier caso, la mejor forma de saber si están cocidas es pincharlas con una aguja larga y comprobar que no salga manchada de masa) Si queremos que se doren, una vez horneadas, podemos subirlas a la parte alta del horno con el gratinador durante apenas 1 minuto ya que se queman en seguida. Dejamos enfriar, y a comer.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...