26 abr. 2009

La auténtica carbonara

En España la gente suele tener una idea equivocada de qué es la carbonara. La carbonara que se tiene en mente es una salsa de nata y champiñones, que en realidad nada tiene que ver con la que se come en Italia. Tras innumerables discusiones al respecto con unos y otros, y tras abrirle los ojos por enésima vez a alguien (esta vez fue a Ana), me he decidido a poner aquí aquello que no paro de contarle a todo aquel que me viene con la gaita de la carbonara de nata. Porque no, amigos... La cabonara no lleva nata. ¿Sorprendidos?

Dificultad: Media/Alta
Precio: Ecomómico
Tiempo: 25 ó 30 minutos

Ingredientes (2 personas)

  • 100 gr de bacon en tiras finas
  • ½ cebolla mediana
  • 2 huevos
  • Pimienta negra molida
  • Sal


Preparación
Corta muy fina la cebolla y póchala en una sartén antiadherente con un chorrito de aceite. Cuando casi esté, añade el bacon. Mientras tanto, bate bien los huevos, y añade sal y pimienta negra recién molida. Echa el sofrito en el huevo, y remueve. Y ahora viene la parte complicada: Pon el fuego al mínimo, y aparta la sartén. Vierte en la sartén (insisto, antiadherente, y que estará apartada del fuego), la mezcla de huevo, cebolla y bacon. Sin dejar de remover, coloca brevemente la sartén en el fuego y vuelve a apartar. Es fundamental apartar la sartén cada poco tiempo, y sobre todo no dejar de remover, para evitar que el huevo se cuaje, o lo que tendremos será una tortilla francesa. Si lo haces bien, en algo menos de un minuto de proceso, tendrás una crema con una consistencia similar a la de la nata líquida espesa (la que es un 35% M.G.). Vierte la salsa sobre la pasta recién hecha, unas láminas finas de pecorino romano (o en su defecto, grana padano), y disfruta.

2 comentarios. Deja alguno tú.:

Cristina dijo...

Aleluya hermanos, que alguien me da la razón!!! Que yo siempre la he hecho con huevos (pero sí que le echo un chorrito de nata, porque las salsas con nata me encantan)... y todo el mundo me decía que no... ains! qué panda!

Nacho, el lirón dijo...

Pues ni aleluya ni nada. Si le echas nata, aunque sea un chorrito no te doy la razón. A mí también me gustan las salsas con nata y no por eso le echo nata a la carbonara, so pena de dejar de llamarse carbonara.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...