14 jun. 2007

Tecnología alemana de posguerra

Los VolksWagen Escarabajo —al menos en sus modelos hasta los años 60— tenían un curioso sistema para inyectar el agua del lavaparabrisas. Si se acciona este dispositivo se percata uno de que funciona incluso sin el contacto puesto, y que no hace ningún ruido salvo el del agua al salir. Siguiendo el recorrido del manguito, se aprecia que sale del depósito de agua del lavaparabrisas, a donde entra otro manguito, que si se sigue está conectado a la válvula de la rueda de repuesto (que en el Escarabajo está situada en el maletero, bajo el capó delantero). El ingenioso mecanismo del equipo de Ferdinand Porsche utiliza el aire de la rueda de repuesto para inyectar presión en la bombona del agua del lavaparabrisas, de modo que cuando se acciona el interruptor, el agua sale a presión hacia el parabrisas sin consumir energía de ninguna clase. Pero claro, este sistema va sangrando lentamente el aire de la rueda de repuesto por lo que, por hacer funcionar el lavaparabrisas correríamos el riesgo de quedarnos sin otro dispositivo aún más relevante: La rueda de repuesto. Nada más lejos de la realidad. La válvula de la rueda de repuesto permite que se infle la rueda con hasta un 30% más de presión de la necesaria, pero la toma del manguito de presión del lavaparabrisas contiene una válvula que no permite pasar aire por debajo de ese 30% extra de presión, por lo que el sistema lavaparabrisas nunca reduciría la presión de la rueda de repuesto por debajo de su presión mínima de rodadura. Ingeniería alemana. Ingeniería de guerra.

0 comentarios. Deja alguno tú.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...