24 may. 2009

El móvil ideal

Hace no mucho estuve dándole una pensada a lo que sería mi portátil ideal. Y el otro día, viendo la evolución actual del mercado de terminales móviles, volvía a asaltarme esa cuestión permanente en mi vida: "Habiendo características tan chulas, ¿por qué ningún fabricante lo oferta todo junto?" Después de haber jugado con el Samsung Omnia, con el HTC Diamond, Magic, Touch, con el iPhone, el Nokia 5800 y varios LG, me he formado una idea bastante clara de cómo es el móvil ideal, hablando de touchphones, claro.
  • Lo primero y fundamental es que no tenga Windows Mobile. Es lamentable que tenga que empezar así, pero la vida es así da dura, Bill. Windows Mobile es el peor bodrio que jamás se ha creado. Es incluso peor que la versión para PCs, que ya es decir. La culpa no la tiene Microsoft, que está en su derecho de fabricar bazofia. La culpa la tienen los fabricantes que le bailan el agua y equipan fantásticos terminales como el Samsung Omnia con esta basura. Para empezar, se cuelga, consume recursos y es lo menos optimizado que hay. Bueno, esto es una constante en todos los Windows en cualquiera de sus ediciones. Pero para más inri no está pensado para ser manejado con los dedos, sino con un puntero, así que si el móvil lleva WM acostúmbrate a llevar un puntero encima, o vas jodido. Algunos fabricantes inventan apaños que sirven para manejar algunas cosas, como los contactos o la calculadora, con los dedos, pero eso es una gota en el océano. El manejo del sistema operativo en general es un suplicio. Supongo que Microsoft, en su línea, acabará subiéndose al carro (tarde y mal) de lo que inventan otros, como viene haciendo desde hace casi 30 años.
  • Exteriormente, se lleva la palma sin lugar a dudas lo que yo llamo el iPhone look. El aluminio es agradable al tacto y resistente. Un diseño sencillo y fino, con pocas teclas, las necesarias, y bonito. Por ejemplo el del propio iPhone, o el del LG Arena.
  • La pantalla de alta resolución del Nokia 5800 es sin lugar a dudas una virguería. Sin embargo sólo el iPhone incorpora una pantalla de cristal. Las pantallas táctiles de plástico son increíblemente frágiles y sensibles a los rayones. Cómprate un touchphone con pantalla "blandita" y verás cómo en menos de una semana detectas algún rayazo, a no ser que te conviertas en un auténtico paranoico del móvil. Que sea o no multitáctil tiene una utilidad limitada a programas para emular una flauta, una guitarra o chorradillas similares, por lo que en principio es algo que no considero determinante. Sí es determinante que incorpore tecnología LED ya que la pantalla es el principal sumidero de energía.
  • El mejor sistema operativo que hay, en cuanto a calidad visual, velocidad, usabilidad y demás es el del iPhone. Hay que rendirse a la evidencia. Es un sistema operativo que funciona ágilmente (es increíble lo poco que tarda en rotar la pantalla). Android es una buena opción, pero es lento, y las rotaciones de pantalla se me antojan con el HTC Magic tan lentas como las del Omnia equipado con Windows Mobile, y ser igual de lento que el caballo del malo, no vende. Google tendrá que afinar mucho su código si quiere que Android le haga sombra realmente a iPhone OS. Lamentablemente la política de software de Apple es una estocada en el corazón de iPhone OS, y hace que ante la elección, me quede con el Android inferior, pero libre, para el que puedo encontrar muchas más aplicaciones, gratuitas, y sin limitaciones. No quiero tener a ninguna empresa mirando desde mi chepa qué puedo y qué no puedo hacer con mi móvil, capándome la ejecución de aplicaciones Flash por ejemplo, lo cual es una aberración hoy en día. Así que, Apple, métete tu maravilloso iPhone OS por donde amargan los pepinos. Del S60 de Nokia mejor no hablar, porque se queda tostado a la primera de cambio y falla más que una escopeta rusa, aunque se maneja decentemente con los dedos, y el Blackberry se le puede aplicar lo dicho para el iPhone OS pero encima es más feo, y el WebOS de Palm no he tenido el gusto, pero el poco impacto en el mercado hace que la oferta de aplicaciones para él sea muy limitada.
  • Ha de tener forzosamente un conector mini-USB que además de conector de datos sea el cargador de corriente. A fin de cuentas es lo que los principales fabricantes de móviles han pactado a partir de 2011, de modo que yo lo quiero ya. HTC y Nokia ya lo incorporan en sus últimos modelos. Y además quiero que incorpore como salida de audio un jack de 3,5 mm normal y corriente. Lamentablemente de los pocos que traen este conector, no en todos puede enchufarse todos los auriculares, por llevar la carcasa de goma o plástico demasiado grande y el jack embutido en el fondo de un agujero, como le pasa al iPhone. Un ejemplo de lo fácil que es diseñar las cosas con el culo, o con mucha mala leche para que te compren tus cascos especiales. Por supuesto no quiero que para enchufar unos cascos necesite un adaptador intermedio entre los cascos y el móvil, y mucho menos, que ese adaptador se enchufe en el mismo conector que el cargador de corriente, como le pasa al Omnia. Los de Samsung también saben diseñar los móviles con los pies.
  • La cámara ha de tener un mínimo de calidad. De nada me sirve que incorporen una cámara de n megapixels si saca unos pixeles del tamaño de garbanzos. Para eso, no me pongan ninguna cámara y cóbrenme el móvil más barato. Eso sí, si me ponen cámara, que tenga un flash potente, que viene bien. Y sí, sí es necesaria una cámara frontal para hacer videollamadas. Sí, hago dos al año, pero cuando las hago me lo paso pipa y sé que algún día bajarán de precio (lo mío es tener moral).
  • Las características son el caballo de batalla. No quiero que traiga capado nada. Quiero poder mandar ficheros por Bluetooth (iPhone y Android no lo permiten). Ha de tener GPS/A-GPS, por supuesto. Y cómo no, parece una obviedad, pero hay que decirlo. Ha de ser un terminal HDSPA (lo que algún lumbreras de marketing decidió llamar 3,5G, es decir, un móvil de tercera generación y media). Imprescindible que tenga WiFi. "¿Por qué?" preguntarán algunos "si hoy en día hay planes de datos que ya no hacen necesaria la WiFi para conectarse a Internet..." Pues porque he comprobado empíricamente que la conexión WiFi consume infinitamente menos que la de móvil normal (lo cual es obvio, ya que se necesita menos energía para enviar una señal al punto de acceso que hay colgado de la pared, junto a la mesa, que para enviarla a la antena de móvil que hay a kilómetro y medio de distancia). Y en varias ocasiones, apagar el móvil y encender la WiFi me ha garantizado placenteros ratos de conexión a Internet con un increíble ahorro de batería.
  • Como yo no soy un cani de los que van en el autobús ofreciendo altruistamente a 30 personas sus canciones de Camela, no necesito el mobile Dolby, ni efectos maravillosos de audio. Cuando vea una película en el móvil, lo haré con unos auriculares, de modo que con que tenga un altavoz normalito, me vale.
  • La batería es la bestia negra de los móviles. Sé que pedir aquí, es como predicar en el desierto, pero ya que estamos soñando... Es necesario, señores fabricantes, que la batería dure algo más de un día. Ya, ya sé que si apago el móvil la batería dura años, pero se supone que el móvil está para usarse, ¿verdad? Cualquiera de los terminales mencionados, con un uso normal de conversación, y teniendo activados los servicios de datos, como el correo POP/IMAP, y/o la sincronización de calendario o contactos, se pule la batería en apenas 8 horas. Ocho horas de batería son una mierda. M-I-E-R-D-A. Y eso siendo generosos. Y no podemos andar todo el día amarrados al cargador. El problema aquí es que todos los fabricantes lo hacen igual de mal, así que los sufridos geeks no tenemos más remedio que esperar pacientemente a que Sony saque al mercado sus Hybrid Fuel Cell, (se me hace la boca agua sólo de pensarlo), siempre y cuando no salgan ardiendo, lo cual viene siendo tradicional en las baterías de este fabricante.
Bueno, pues más fácil no se les puede poner a los señores fabricantes. A ver quién es el primero que nos da una sorpresa.

2 comentarios. Deja alguno tú.:

Adrián dijo...

Pues a lo mejor es pedir peras al olmo pero hace años ya vi que existía (supongo que por no mucho tiempo) un móvil que tenía sitio para dos tarjetas SIM, que a la gente que ya tiene internet en casa o en el trabajo y lo único que quiere es hacer llamadas baratas le vendría bien porque puede llamar a los de un operador desde un número y a los de otro desde el otro. Yo llevo un tiempo yendo con dos móviles en el bolsillo porque a mi novia me sale gratis llamarla desde el de Yoigo. Pero quién más tiene un móvil de Yoigo. Así que como mi familia era de Orange pues seguía con el móvil de Orange. Y la verdad es que me compensa bastante económicamente. Pero claro, es un tostón y se me duplican las posibilidades de perder el móvil :P

Nacho, el lirón dijo...

Adrián, para eso no necesitas un móvil con dos slots SIM, sino una tarjeta multioperador como esta, sin ir más lejos, que te permite hasta 12 líneas en una única SIM.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...