5 may. 2009

Noche

Salgo fuera, descalzo, y la primera zancada sobre las baldosas hace que el frío dé punzadas. Pero tan pronto las plantas de los pies se habitúan, ya no se nota. No hace frío, pero el aire es fresco y fino. Como se decía hace siglos, "el aire de Madrid es tan fino que es preciso filtrarlo con basuras". Algunos grillos, los primeros de la temporada superan el fresco y entonan su canto a la espera de alguna hembra. Arriba, ni una nube, ni la luna, sólo las estrellas que contemplan con benevolencia nuestra pequeño ir y venir. A lo lejos, un coche acelera, y tan pronto como se hizo presente, se pierde en la noche.

1 comentarios. Deja alguno tú.:

NC dijo...

Me gusta la entrada de la historia...buen estilo, el final maso.

Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...