6 mar. 2009

Hong Kong WiFi

Una de las primeras cosas que me sorprendió de Hong Kong fue encontrarme en el mismo aeropuerto cobertura WiFi y gratis, cortesía de PCCW, el principal operador de telefonía de aquí (aprende, Telefónica). No hay nada mejor que llegar, y antes siquiera de necesitar cambiar moneda, poder mandar un correo para decir "he llegado bien, aunque con síndrome de clase turista".
Pero no acaba ahí la cosa. En Hong Kong hay cobertura WiFi en prácticamente todas partes. Y cuando digo todas partes no me refiero sólo a la ciudad, sino a cualquier lugar mínimamente habitado. Lo normal es detectar 40 ó 50 redes, muchas de ellas gratuitas.
En toda la red de metro (de la que ya hablaré), hay cobertura de PCCW aunque esta es de pago, pero montones de personas envían correos o navegan por internet mientras vuelven a casa. Cada cabina de teléfono es también un punto de acceso WiFi. Este acceso (también de PCCW aunque los hay de otro operador llamado Y5) cuesta unos 10 euros al mes comprando tarjeta de prepago, con contrato es más barato. Si te quedas sin batería en el móvil, no pasa nada ya que en el metro también tienes terminales de conexión a internet gratuitos. Alguno pensará que eso en España estaría siempre lleno de gorrones conectados pero cuando tienes un acceso a internet de calidad desde tu móvil, esos puntos de conexión sólo sé usan para casos de emergencia. Enviar un correo urgente, confirmar una cita, comprobar una dirección...
Pero ahí no acaba la cosa. En la mayoría de locales de ocio hay WiFi gratis, y no sólo hablo de Starbucks o McDonald's, sino también el tea house más normalito ofrece a sus clientes acceso a internet, y es habitual ver a la gente con su portátil. Por supuesto desde el hotel más lujoso al guesthouse más cutre tienen su WiFi gratis para sus clientes.
Y todo este desarrollo de las comunicaciones va parejo a la cantidad de trámites y servicios accesibles vía internet. Ya hablé en su momento del daño que ya mi juicio están ocasionando los monopolios en el progreso y creo que esto es una prueba irrefutable de ello.

1 comentarios. Deja alguno tú.:

Alfonso Vázquez dijo...

Pues aquí en el norte de África nos queda mucho por reccorrer todavía. Alguna vez, cuando seamos abuelos, nuestros nietos los vivirán.
saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...