16 dic. 2007

Casi no te fuiste

Hoy te dejaste un poquito de ti. Mientras intentaba conciliar el sueño di media vuelta y hundí la nariz en mi almohada. Y allí estabas tú. Te reconocí. Te respiré hasta desvanecerte y me quedé dormido, casi contigo. Casi no te fuiste.

4 comentarios. Deja alguno tú.:

silvara dijo...

esto es amor.........

Cristina dijo...

Al final, pienso, sólo pienso, que quedarse con la esencia puede ser más gratificante de lo que parece, al menos en principio.

Un abrazo, y gracias a ti por "el descubrimiento" :)

Dos amigas dijo...

Últimamente nos estás sorprendiendo con estos artículos sentimentales. Una grata sorpresa, pues pensábamos que eras de hielo.
Saludos.

Queimporta dijo...

A mi me pasa lo mismo que a las dos amigas...

A veces al leerte siento frío; como si el lobo estepario estuviese hecho de piedra. Como si fueses un ente inmune a la soledad, al amor, a la tristeza y la frustración... Como si estuvieses por encima de todos esos sentimientos que hacen vulnerable al ser humano.
E imagino como el lobo estepario corre veloz por las praderas heladas; porque es completamente libre, y no hay nada que lo encadene a la Tierra del sufrimiento...
Su mente y sus sentimientos son la misma cosa; tan sólo de sí mismo, tan sólo suyos..

Me lo imagino altivo, con algo de pedantería (sin ánimo de ofender);seguro de sí mismo y fuerte, el más fuerte..

Otras veces, sin embargo, eres capaz de emocionarme con tus palabras... Tocas mi alma y regalas un soplo cálido dentro de mí. El lado tierno del lobo estepario...

Siempre vuelvo a tus palabras. ¿Entonces yo soy de tus palabras?

¿En tu persona de carne y hueso eres un lobo estepario?

Si fuese antropólog@ haria la tesis doctoral sobre el lirón. (una especie verdaderamente fascinante)

Una reflexión de un cyberlector@ desconocid@.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...