15 feb. 2008

Cantidad o calidad

No es la primera vez, ni será, por supuesto, la última, que me debata entre elegir cantidad o quedarme con la calidad. Siempre que se nos pregunta sobre este dilema solemos mostrarnos muy dignos, hablando de que la calidad, aunque en menor cuantía, siempre es preferible a una mediocre abundancia. No obstante se llenan los restaurantes chinos de gente buscando llenar la andorga de dudosas exquisiteces (el glutamato monosódico está muy rico, todo sea dicho), cuando por el mismo precio quizá se pudiesen comer en Lhardy un par de croquetas, pero eso sí, de lujo.

Parece que en esto de la calidad y la cantidad se haya impuesto también la corrección política, lo mismo que con los pedos. Todos se escandalizan de cuando alguien se raja, pero nadie confiesa el regocijo incontestable de ventosearse sin remilgos. Y resulta que en esto de la calidad nos vemos, me veo asaltado con más frecuencia de lo que me gustaría.

El problema no viene cuando, como en el caso de los pedos, tenemos una elección pública y otra elección de puertas adentro. El dilema se manifiesta cuando es en nuestro fuero interno donde nos debatimos entre una u otra opción. Entre quedarnos con la abundancia y no pasar hambre jamás, o paladear sólo de cuando en cuando la exquisitez de una delicatessen.

4 comentarios. Deja alguno tú.:

Silvara dijo...

Siempre me han dicho que cuando comes "de chino" al poco tiempo te sientes otra vez con hambre, con el estómago vacío.
Con otras cosas en la vida pasa lo mismo, en un primer momento te sientes lleno, ... pero no será sólo ilusión que oculta un vacío?
Y tras probar la delicatessen, podremos vivir sin más? conformarnos con la cantidad? o nos romperemos por la mitad en una búsqueda ansiosa de algo efímero?...
Yo tampoco puedo decantarme por una u otra opción, porque tengo muchos "vacíos".

Anónimo dijo...

La calidad crea dependencia o "vicio", aunque jamás vuelvas a probarla; la cantidad, sin calidad, hastía.

Ya lo dijo la insigne, incomprendida y siempre vilipendiada Sofía Mazagatos (un día que se bajó del candelabro y andaba lúcida): "Una vez que has probado el Dom Perignon, no vas a conformarte con el cava".

Cariños,
Anónima P.

jaca101 dijo...

Viéndolo desde el punto de vista mackero. Tengo un ordenador que siendo poca cosa es caro y a la vez es Calidad. En cambio un PC con la última cojoTarjeta gráfica y un par de procesadores AMD a 3000 por solo 500 € lo considero cantidad (aunque le pongas linux).

Shakti dijo...

Pues está claro, calidad. Y cuando no hay calidad, pues cantidad, hasta la próxima XDD
Hay que sobrevivir, no?
Muak

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...