22 may. 2011

El mal camino de la #acampadasol

Vuelvo a la carga con la #AcampadaSol porque creo que no se están haciendo bien las cosas. Aunque he estado al pie del cañón desde el primer momento, creo que se está cometiendo un error de bulto en las peticiones y demandas.

La convocatoria del #15M estaba basada en el hartazgo de una política alejada de la ciudadanía. De una política con la que un gran sector mayoritario de la sociedad no se sentía representado. Cuando acabó la manifestación en la Puerta del Sol y algunos decidieron acampar, los medios empezaron a preguntarse y preguntarles qué reclamaban. La respuesta inicial fue muy ambigua y vaga y eso generó una imagen de que los acampados "no sabían lo que querían".

Ya el lunes 16M discutí con @undivaga y @ambientologa en Twitter que sería interesante que, al margen de todo, y viendo el apoyo popular conseguido, se materializase un partido de ideología horizontal, encaminado a conseguir muchas de aquellas las cosas. ¿Por qué decía yo esto? Porque se percibía una pléyade de peticiones algunas de corte político y otras de corte social, que eran difícilmente conjugables.

Hoy, siete días después del inicio del movimiento y con un apoyo que ha crecido día tras día, veo que se está persiguiendo una quimera irrealizable. La lista de peticiones es cada vez mayor y empieza a perderse el norte.

En mi opinión, la petición lógica podría ser:
  1. -Modificación inmediata de la Ley Electoral y la Constitución para conseguir una democracia representativa real. Es un insulto que el voto de una persona no tenga NINGÚN valor, como sucede en numerosas ocasiones con circunscripciones con pocos diputados.
  2. -Eliminación de imputados en las listas electorales.
  3. -Obligatoriedad de las listas abiertas.
Y estos tres puntos sí me parecen una petición al margen de la política y a continuación diré por qué.

Son peticiones que nada tienen que ver con el "color" político, sino que son peticiones que convergen en la mejora de la salubridad política y democrática. Además, son peticiones que no forman parte de la espina dorsal del programa de ningún partido político, y por añadidura son peticiones (sobre todo la primera) a las que los dos partidos con capacidad de gobierno nunca han hecho demasiado caso.

La primera porque les afecta, y es impensable que legislen contra sí mismos. No se puede cambiar un sistema utilizando el sistema. Porque el sistema está blindado contra los cambios. Aunque a ambos partidos puede interesarles una mayor representatividad (al PSOE porque IU tendría más representatividad y ganaría el bloque de la izquierda y al PP porque perderían peso los siempre insidiosos nacionalismos regionales), también es cierto que a ambos partidos les perjudicaría en alguna medida (al PSOE porque pedería mucho voto robado a IU con aquello del "voto útil" y al PP por un aumento del sector izquierdista). Por tanto ambos recurren a aquello de "virgencita de mi vida, que me quede como estoy", aunque ello suponga tirar a la basura la decisión electoral de cientos de miles de españoles, lo cual al margen de la política, es una desfachatez moral.

La segunda porque ambos partidos tienen gravísimos casos de corrupción y han mostrado una gran desfachatez a la hora de minimizarlos, obviarlos o ignorarlos, por lo que no puede esperarse de ellos que hagan algo que manifiestamente no están haciendo ya, y que podrían haber hecho de haber querido.

La tercera porque los partidos (y en esto, cuanto más grandes, más se da) se han convertido en cotos de caciquismo rayano en la mafia (y lo sé de primera mano) donde no impera el más preparado ni el que más ideas aporta. Y creo que sería muy higiénico poder votar a aquel que a cada uno en concienca le inspire más confianza, y no al botarate que se ha apoltronado en la secretaría general o presidencia del partido de turno.

Para llevar a cabo estas tres peticiones no podemos contar con ninguno de los dos partidos mayoritarios, no porque sean peticiones "de izquierdas" o "de derechas" (personalmente creo que son acromáticas), sino porque a ellos mismos no les interesa ya que eliminaría la cómoda partitocracia en la que se han instalado. Por eso veo lícito que sea una petición directa del pueblo, ya que se ha demostrado inalcanzable por vía electoral.

Al margen de esto, y una vez se hubiese conseguido sanear el sistema democrático haciéndolo más plural y representativo, sí podría ser una opción viable crear el citado partido político horizontal con el resto de opciones que pueden ir desde garantizar el derecho a la vivienda hasta el cierre de las centrales nucleares, pasando por un pacto de estado por la educación o romper el concordato con la Santa Sede, peticiones todas estas que sí pueden tener más tinte político y menos social, y para las que quizá no haya un apoyo tan pleno.

7 comentarios. Deja alguno tú.:

Laura dijo...

Sintiéndolo mucho, te tengo que quitar la razón en un punto: listas abiertas. El principal inconveniente que veo es que la lista de candidatos sería interminable y a partir del quinto nadie sabría a quién está votando. Hay muchísima gente que dice abiertamente que no vota al Senado porque "le da pereza" y sólo es poner tres cruces.

Alberto J. Franco B. dijo...

Me gusta mucho tu entrada. Simplemente decirte que las listas abiertas (con las que estoy a favor) no cambiarián casi nada: el problema está en la elección de los líderes. La gente debería militar en más partidos y escoger a los futuros gobernantes... la democracia interna de los partidos políticos también debería ser un punto a reclamar!

Nacho dijo...

Laura, las listas abiertas son necesarias aunque a la gente le de "pereza". A mucha gente le da pereza el hecho mismo de votar, y no por eso eliminamos el derecho de sufragio. Además, actualmente, como bien dices, a mucha gente le da pereza votar las únicas listas abiertas que tenemos (el Senado) precisamente porque la gente no tiene ni idea de qué es ni para qué sirve el Senado. Que dicho sea de paso, es una pantomima y no sirve para nada. De modo que si implantas listas abiertas en la elección de una cámara inútil y obscura estás creando el caldo de cultivo ideal para poder decir "¿Lo veis? ¿Lo veis? En España las listas abiertas no funcionan"

Alberto, las listas abiertas podrían solucionar parte del problema. Lamentablemente no puedes exigir ni reclamar una determinada política interna de los partidos, porque cada uno es muy libre de gestionarse a su manera. Lo que sí puedes es regular la forma en la que los partidos se relacionan con la sociedad, y ahí es donde entran las listas abiertas.

La dijo...

La verdad es que estoy de acuerdo. Quizá añadiría alguna petición más, pero esencialmente creo que hay que centrarse en cambiar la forma de democracia que tenemos. Si eso va bien, el resto de decisiones podremos tomarlas en las urnas o en referéndums. Que se hable de los toros, el ejército o el rey en las propuestas de Sol hace que el movimiento se disperse y pierda mucha fuerza.

Txema dijo...

El punto dos es mas espinoso de lo que parece, ya que te estas cargando la presunción de inocencia. Realmente el pánico es que esos imputados usen su poder para poner palos en las ruedas de la justicia (como ya están haciendo), y esto es así porque no hay una auténtica separación del poder judicial de los otros dos.

Para mi es mas necesaria una ley de financiación de partidos y una de transparencia.

En cuanto a las listas abiertas estoy con la gente: no se conoce a quien se presenta y no se yo si los partidos haran un esfuerzo serio en presentarme al que va 5º por Lorca.

Ojito con mezclar listas abiertas con circunscripción única, que entonces no iría a votar nadie.

Lady Pathologyst dijo...

He seguido tus artículos sobre "el movimiento" con interés, y aunque me parecen muy lógicas tus propuestas, creo que el problema de este país es mucho más grave...
Tengo que reconocer que "democracia real" despertó en mí cierta esperanza al principio; lo tomé como un alzamiento de la sociedad entera, que al fin se había rebelado ante "tanta tomadura de pelo".

Pero mi visión ahora mismo es que se trata de "una tomadura de pelo más", una masa con rastas sin objetivos claros, más y más demagogia... Así lo veo yo, y ójala me equivocara.

Me considero una privilegiada pues al menos trabajo para lo que me he estado preparando toda mi vida, aunque las condiciones son más que lamentables (la esclavitud no se abolió en el siglo XIX).

Creo que España tiene un problema social muy grave que quizá requiera de muchos años, o que quizá no se resuelva nunca: la incultura. Las personas, comenzando por los políticos, sólo se preocupan de su propio triunfo, sin importarle lo más mínimo engañarnos una y otra vez, manipular a las masas con las excusas más descabelladas (Franco, la guerra del 36) y negar cosas evidentes como "la crisis" (Menos mal que no había crisis...)Qué decir de usar la figura de la mujer para publicitarse a sí mismos o la propia preparación intelectual de nuestros gobernantes, que es pésima o nula.

Y al bulto, a la masa, le cuesta mucho moverse, usar el sentido común y cambiar. La mayoría votan sin pensar, ciegamente, a lo que siempre han votado por tradición...
A mí, por lo que respecta, sólo me queda continuar mejorando el inglés y cuando termine mi proyecto aquí, largarme para no volver más. Este país es un país de mierda, muy a mi pesar y por mucho que me guste.

Nacho dijo...

Txema, no te estás cargando la presunción de inocencia porque la inhabilitación para entrar en una lista electoral no implica una presunción de culpabilidad. Sólo implica que aquellos individuos que estén imputados en un proceso judicial (y los jueces no actúan a la ligera), no puedan presentarse. Cuando un juez admite a trámite un proceso es porque ve indicios de delito.

Respecto a las listas abiertas, que existan no implica que no haya un "orden por defecto" para que, en caso de no marcarse ningún candidato sea el "cabeza" de lista el elegido. No obstante me atrevería a augurarle mucho más éxito que en el caso del Senado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...