30 jun. 2008

Obeliscos

El obelisco, como tipología monumental, es algo mágico y especial. Las pirámides son imponentes, las tumbas excavadas en la roca en lugares y con formas imposibles son impresionantes, los templos resultan majestuosos, etc. Pero los obeliscos egipcios son mágicos. Para empezar, me maravilla la perfección geométrica, troncopiramidal, unida a otra pirámide superior. Las dimensiones son también impresionantes. Pero uno de los hechos que más sorprende en general, es el hecho de que todos los obeliscos egipcios eran monolíticos. Es decir, estaban tallados de una sola pieza. Dado que un obelisco simbolizaba un rayo de sol (Ra durante todo el período, o Atón durante el paréntesis amarniano), no se concebía construirlo mediante "rodajas", como sí se construían otros elementos de dimensiones y formas similares, como las columnas de los templos.
Así las cosas, los obeliscos no podían tallarse en arenisca, ya que era quebradiza y no soportaba la tensión en una forma tan alargada. El mejor material que podía encontrarse en Egipto era granito, muy abundante además en Suanu (el actual Asuán). En Suanu existía impresionantes canteras de granito negro, rojo, azulado, rosa o rojo de donde se extraía la piedra para los sarcófagos, estatuas y por supuesto, para los preciosos obeliscos monolíticos, que tenían una media de unos 20 metros de alto. El más alto de todos ellos habría sido el que quedó inacabado, abandonado en una de las canteras de Asuán, con sus 42 metros de longitud (está tumbado) y un peso aproximado, una vez terminado, que rebasaría de largo las mil toneladas. Sí, sí... 1.000 toneladas. Más de un millón de kilogramos. El brutal obelisco seguramente se abandonó por fisurarse. Ya he comentado que tenía que ser de una sola pieza, por lo que en el momento de romperse, inutilizó todo el esfuerzo empleado hasta el momento.

Agujeros hechos teóricamente con dolerita
El mayor problema radicaba en que los egipcios no conocían el hierro, y el cobre o bronce son demasiado blandos para tallar el granito. Actualmente no se sabe cómo se tallaba. Dicen algunos expertos que con piedras de dolerita (diorita o gabro). Estas son piedras ígneas, muy densas y duras, con las que se supone que los antiguos canteros egipcios trabajaban el granito. Claro está, que no podían trabajar la dolerita con nada, ya que no tenían nada más duro que ella, de modo que de nuevo se supone que trabajaban con herramientas de dolerita tal cual la encontraban, generalmente cerca de la falla que produce la primera catarata. La teoría vuelve a decirnos que con la dolerita hacían agujeros en el granito, y que en dichos agujeros introducían tacos de madera de sicomoro. La madera de sicomoro tiene una gran capacidad de absorción de agua, por lo que al mojar los tacos se hinchaban, y acababan rajando la roca de forma controlada. Hasta aquí bien. Pero cuando uno ve los supuestos orificios en el granito hechos supuestamente con toscas rocas de dolerita... Algo me dice que había algo más refinado que una burda roca para tallar esos cajetines. Y si tenían forma de tallar la dolerita, aquello que utilizasen para tallar la dolerita, les habría servido para tallar directamente el granito. ¿Pero qué utilizaban, si en teoría no conocían nada tan duro?
Otra cuestión que no se ha podido responder es el transporte y manipulación de estas burradas de piedra. Si hay bloques de piedra en las pirámides
que llegan a pesar 60 toneladas y difícilmente nos explicamos cómo los movían, ¿de qué manera se explica mover un obelisco medio de 300 toneladas, o uno del tamaño del que quedó a medias en Asuán, de más de mil toneladas? ¿En qué barco podrían transportarse mil toneladas? ¿Cómo era la tecnología naval egipcia para permitir tal capacidad de carga? Pero no se acaban ahí las preguntas. Si a mí me encargasen hacer un obelisco, tallaría un trozo de granito de forma más o menos alargada, lo bajaría desde la cantera a la explanada, y allí le daría forma de obelisco tranquilamente. Sin embargo los egipcios tallaban el obelisco, con forma de obelisco, directamente en la roca madre, extrayéndolo ya casi acabado, listo para pulir y tallar las inscripciones. Lo mejor de todo, es que lo tallaban literalmente abriendo a su alrededor un sarcófago, como puede apreciarse en esta fotografía del obelisco de Asuán, (ya no me caben más fotos insertadas en el artículo) por lo que una vez terminado, lo sacaban del hueco en vertical. ¿Con qué grúa?
Como escéptico que soy, huyo de explicaciones fantasiosas que impliquen a extraterrestres, fórmulas filosofales para licuar la piedra, o zarandajas por el estilo. Pero desde luego hay cosas que no tienen explicación, y ello indica que hay aún muchas lagunas de conocimiento sobre el antiguo Egipto, y que probablemente jamás resolveremos.

2 comentarios. Deja alguno tú.:

Victor dijo...

Hola Nacho,hablando así sin ser riguroso pienso q los egipcios no tenían miedo a los gdes tamaños. Habiendo mucha gente y tiempo podrían haber hecho una balsa gigantesca. No se de qué lugar partía el obelisco pero quizá aprovechasen las corrientes del nilo para orillar la tremenda balsa a su partida/llegada.

Si no crees en tonteras seudo-científicas solo queda la mecánica vectorial clásica, aunq los egipcios no la formalizran yo creo q algún buen entendimiento de las fuerzas tenían, sospecho que hasta conocían el ppo de arquímedes para calcular la balsa antes de cortar siquiera una tabla.

Había un inglés que hace unos años atrás movía bloques de piedra de quizá miles de kilo él solo, usando piedritas como ptos de apoyo y palancas de madera (busca en youtube)
Quiero decir que puestos a ingeniar cómo mover 1000tons con un tremendo contingente de "esclavos" y el ingenio del inglés ése. En turquía parece q tb hay un bloque de piedra cercano a las 1000 tons, no llegaron a terminarlo.

Si yo tuviera un obelisco en la orilla del río, decenas de poleas que multiplicasen la fuerza a costa de tpo de estar tirando, probablemente lo dejaría sumergido en el lecho del río, en seguida le amarraría cientos de cuerdas que tuviesen un globo o flotador, los cientos de ayudantes tendrían que inflarlos, gran tarea pero solo rutinaria. Solo hace falta llenar de aire los cientos de globos con 1000m3 de aire y un poco más por poner un margen. Los egipcios podrían habre hecho globos con vejigas, miles. Y ésto en 5 mins de inspeccionar el problema.

Saludos

Nacho, el lirón dijo...

Víctor, respeto tu opinión, pero hay alguna puntualización que me gustaría hacerte. Al margen de la teoría de los globos de mil metros cúbicos, hechos a base de vegijas, y demás. Que aunque poco probable (bajo mi punto de vista) no deja de ser posible, creo que hay que evitar caer en la tentación de asumir que una tecnología actual, por parecernos sencilla, estuviese disponible hace cientos o, como es el caso, miles de años.

Un ejemplo. Los principios aerodinámicos por los que vuela un planeador, son simplísimos. De hecho, cualquiera puede hacer un avión de papel, que se vuela gracias a los mismos principios físicos que hacen volar a un avión grande. Sin embargo, los primeros planeadores con éxito los hizo Otto Lilienthal a finales del s.XIX.

¿Qué quiero decir con esto? Que aunque algo nos parezca, a la vista de la tecnología actual, simple y obvio, no por ello hemos de asumir que estaba disponible hace milenios. Hacer un avión de papiro es igual de fácil que hacer un avión de papel. Y vuela igual. Sin embargo a los antiguos egipcios no se les ocurrió, y por ello no hicieron investigación aeronáutica alguna (que se sepa), ;)

Sólo te invito a que veas la maquinaria que usamos en el s.XXI para mover un bloque de 42 toneladas, y luego lo extrapoles a lo que supondría mover más de mil toneladas hace 3.500 años.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...