2 jul. 2008

Más triste que un torero, al otro lado del telón de acero...

La gente sufre pérdidas.

La mayoría de las veces, se pierden cosas.

Pero algunas veces, se pierden personas.

Cuando se pierden personas, la mayoría de las veces, se van perdiendo poco a poco, y un buen día ya no están.

Pero algunas veces, se pierden de golpe.

Cuando se pierden personas de golpe, la mayoría de las veces la muerte se los lleva.

Pero algunas veces, es uno mismo quien echa a perder a alguien.

Y cuando esto sucede, un sentimiento de culpa atenaza, apretando el pecho e impidiendo respirar. Y en medio de una catarsis, uno intenta averiguar, en una especie de masoquismo morboso, esa inútil información; saber cuál fue el momento, el instante exacto en el que se produjo el desencadenante. Cuál fue el aleteo de mariposa en China que desencadenó un huracán en el Caribe.

2 comentarios. Deja alguno tú.:

ARWEN dijo...

Quizá sea inútil intentar saber el momento... pero a veces es bueno intentar saber el por qué, en mi caso un por qué que invita a la reflexión y a pensar en si hay algo que debería cambiar. Y cuando encuentras ese "algo" a cambiar, acabas encontrando, sin querer, el cuándo.

Shakti dijo...

Hace poco me enseñaron un razonamiento que me gustó bastante. Lo aplicaban al terreno profesional, pero me gusta llevármelo al terreno personal:
El por qué conduce al inmovilismo. Busca un para qué, y tendrás un cómo.

Y si no, no nos queda otra que superar todas las fases del duelo, sabiendo que son superables, que ya lo hemos hecho otras veces, y que esta no es peor. Sólo es la última.

Muak.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...