9 ago. 2007

Consejos para "enlatados"

Mucha gente piensa que las motos son coches. Que se comportan como coches y que pueden hacer las mismas cosas que hacen los coches. Lamentablemente la gente que piensa así no son sólo los automovilistas, sino también los legisladores. Así, la ley dice que como motero tienes que ir por el centro de tu carril, cuando es el lugar en el que menos te ve el conductor de delante, y además se dedican a pintar EN EL CENTRO del carril preciosas y enormes flechas con pintura resbaladiza. También ribetean las carreteras de guardarraíles asesinos, o se dedican a pintar el hueco que hay entre las líneas blancas de los pasos de cebra (por donde los motoristas aprovechamos para atravesar los pasos de cebra) con pintura de otro color (azul, rojo, verde...) muy bonita pero igual de resbaladiza que la pintura blanca. A fin de cuentas, todas estas cosas no afectan a los coches, y a las motos que les den por saco.

Es bien cierto que hay mucho motero imprudente, como lo hay a bordo de un coche, de un camión, o de un autobús, pero lo que sí puedo decir es que por puro sentido común, un motero tiene siempre más cuidado que un automovilista por la sencilla razón de que un golpe en un coche se arregla en el taller de chapa y pintura, mientras que con una moto se arregla en una UVI, y eso si se arregla... Muchos accidentes de moto se producen debido a la no comprensión de los automovilistas hacia el comportamiento de una moto, por imprudencias del automovilista aunque la motocicleta circule correctamente. Evidentemente y como ya he dicho hay moteros capullos que se van buscando ellos solos dejarse los dientes contra el asfalto, pero incluso un motero capullo no deja de ser un ser humano y nadie en su sano juicio querrá llevarse una vida por delante aunque esa vida sea la de un pobre idiota.

Los consejos que voy a dar para automovilistas son válidos siempre, haya o no motos cerca, ya que son consejos de sentido común, pero pretenden evitar aquellas situaciones que son especialmente peligrosas para las motos. Aunque van dirigidos a automovilistas, son válidos para camioneros o cualquier otro conductor de un vehículo de cuatro ruedas.
  1. La primera regla, y regla de oro, es que SIEMPRE HAY UNA MOTO CERCA. Aunque no la veas. Es mejor que creas que hay una moto, y que luego no sea así, a que directamente asumas que no la hay y te lleves una por delante, así que métetelo en la cabeza: SIEMPRE hay una moto cerca de ti. Conduce como si estuvieras rodeado de motos, donde las ves, y donde no las ves.
  2. Cuando adelantes a una moto ten en cuenta que tu coche desplaza una cantidad de aire bestial hacia los lados. Pasar demasiado cerca de la moto puede desestabilizarla y tirarla al suelo aunque físicamente no la toques. Por ello, DEJA SIEMPRE UNA BUENA DISTANCIA LATERAL cuando adelantes. Además de eso, MIRA por el retrovisor derecho para asegurarte de que has adelantado por completo a la moto y no te eches a la derecha hasta que te hayas asegurado por completo de haber rebasado a la moto con seguridad.
  3. Cuando cruces un carril en el que circula una moto, hazlo siempre POR DETRÁS de la moto y nunca por delante. Es muy frecuente la maniobra del coche que pasa del carril izquierdo, cruza el carril derecho y concluye la grácil maniobra saliendo por la salida inminente de la autovía o autopista, lo hace por delante de una moto y claro, frenando porque si no, se pasa la salida, con lo que se lleva por delante al motero. En vez de hacer esa estupidez, incorpórate DETRÁS de la moto, y además así no tendrás que forzar la salida porque no correrás el riesgo de pasártela.
  4. MIRA. Mira bien, por todos los retrovisores y sobre todo mira hacia adelante. Es muy frecuente salir de un STOP o de un Ceda el Paso mirando hacia la izquierda o hacia la derecha, sin preocuparse de que delante hay una moto que aún no ha salido. También es muy común salir marcha atrás de un aparcamiento en batería esperando parar sólo si se ve un bulto grandote. Un coche es un trasto enorme. El coche más pequeño es muy grande y es muy difícil no verlo por el rabillo del ojo. Sin embargo una moto es casi igual de invisible que un peatón, con el riesgo añadido de que la moto también se mueve, y más rápido que un peatón, así que MIRA. Mira bien y asegúrate de que en tu trayectoria no hay una moto. Piensa que obligar a una moto a frenar bruscamente es la mejor forma de garantizar que se irá al suelo. Un coche hace un trompo pero se quedará de pie. Una moto perderá el equilibrio y tendrás al motero yendo derechito hacia el afilado guardarraíl, hacia una farola o exponiéndose a ser atropellado por otro vehículo. MIRA para evitar que el motero tenga que frenar de golpe.
  5. Si ves a un motero en el suelo PÁRATE. Párate inmediatamente y socórrele. Aunque hayas causado tú el accidente (especialmente si has causado tú el accidente). Si te das a la fuga y alguien te ha visto (lo cual no es difícil y tú no te darás cuenta si sales corriendo) irás a la cárcel. La negación de socorro, además de ser un delito muy grave, es de ser un verdadero hijo de la gran puta. Con la vida de las personas no se juega.
  6. Un motero circulará (si no está la Guardia Civil cerca), tras tu esquina trasera izquierda cuando tenga que ir inmediatamente detrás de ti. La razón es muy simple: Hay vehículos como furgonetas o camiones que no llevan retrovisor central, por lo que circular tras ellos por el centro del carril es un peligro. Incluso si se trata de un coche, el retrovisor central ofrece una visión de una moto incompleta y en ocasiones incluso confusa. Circulando junto a tu esquina trasera izquierda un motero irá mirándote a la cara a través de tu retrovisor izquierdo. Si él te ve la cara, significa que tú le verás a él siempre y cuando mires por el retrovisor, por eso, de nuevo MIRA. Mira por el retrovisor y le verás entero y de forma inequívoca. Además, circulando en esa posición, en caso de frenada brusca por tu parte la moto siempre tiene una escapatoria pasándote por la izquierda. Yendo por el centro, si con tu coche frenas bruscamente tendrás al motero en tu asiento posterior.
  7. Usa los INTERMITENTES. Lo malo de una moto es que se cae al suelo, por lo que un motero intentará siempre adelantarse a las intenciones de cualquier automovilista. Facilítale la tarea para que no tenga que usar sus dotes adivinatorias, usando los intermitentes. Si colocas el intermitente a la izquierda, el motero no intentará adelantarte. Si en una rotonda señalizas cuando vas a salir, el motero no necesitará esperar a ver cómo te vas para entrar él en la rotonda, etc. Si vas a cambiar de carril y has puesto el intermitente, aunque seas tan imprudente de cambiar sin mirar (MIRA, MIRA, MIRA SIEMPRE), el motero verá tu intermitente, conocerá tus intenciones y al menos sabrá que tiene que tener precaución. USA LOS INTERMITENTES.
  8. Un motero te adelanta de una forma tan particular (siempre que no haya Guardia Civil cerca) porque intentará permanecer dentro de tu ángulo muerto el menor tiempo posible. Una moto es muy pequeña en comparación con un coche, por lo que es más fácil que por pequeño que sea tu ángulo muerto y por bien diseñado que esté tu coche, una moto cabrá siempre (y holgadamente) en ese ángulo muerto. Por eso una moto intentará adelantarte pasando cerca de ti, dentro de tu ángulo de visión del retrovisor izquierdo (el motero irá mirándote a la cara a través de tu propio retrovisor), y se abrirá hacia adelante y a la izquierda para que aparecer cuanto antes en tu ángulo de visión directa a la izquierda, permaneciendo así el menor tiempo posible fuera de tu visión. Si una moto adelantase tal y como dice el código de circulación estaría un largo tiempo en tu ángulo muerto y sería relativamente fácil que aunque mirases por el retrovisor, (MIRA, MIRA, MIRA), no la vieses e iniciases el adelantamiento creyendo que no hay nadie cerca, llevándote la moto por delante. En cualquier caso si no miras por el retrovisor de poco servirá dónde se ponga la moto, y si no usas los intermitentes, el motero no tendrá ninguna escapatoria y lo tirarás al suelo.
  9. NO TIRES COLILLAS POR LA VENTANILLA. En general ni colillas ni ceniza ni nada. Los automovilistas suelen pensar que la ventanilla del coche es una especie de agujero negro que se lo traga todo y por el que se puede tirar cualquier cosa y se desmaterializará. Lo cierto es que no se desmaterializa. Se queda ahí, y los moteros sabemos bien el asco que dan las cunetas de nuestras carreteras donde se acumulan toneladas de basuras tiradas por los automovilistas (ya que los moteros no bebemos latas, ni fumamos mientras conducimos). Además, tirar colillas supone un riesgo enorme de incendio y no son pocos los incendios provocados por colillas lanzadas desde un coche. Pero además, tu colilla puede caerle al motero que viene detrás y que como no miras (MIRA, MIRA, MIRAAAAAA), no has visto. Parece mentira pero es mucho más fácil de lo que parece que la colilla le dé en la cara si lleva la visera levantada, o le entre por el cuello de la chaqueta, le quemes, y acabe pegándose un tortazo de aúpa. Todos los coches llevan cenicero. ÚSALO. Papelera no llevan, pero guárdate la puta lata de Coca-Cola y la tiras al llegar a tu destino o en la próxima gasolinera en la que pares.
  10. Aunque no lo creas, las motos te facilitan la vida como automovilista. Una moto ocupa un espacio de unos dos metros cuadrados. Un coche ocupa aproximadamente cuatro veces más. Piensa en lo que pasaría si cada motero fuese en coche él solo (como seguramente vayas tú la mayoría de las veces). Ya que te gusta ir en coche, respeta a los moteros que ayudan a que el tráfico sea menos denso. Facilítales la vida y la conducción, no hagas el cafre y no te piques con ellos. Si un motero quiere pasar delante de ti, déjale pasar. Tú vas a estar dos metros más retrasado y en seguida él va a pasar adelante Hacer el animal cerca de una moto con un trasto de dos toneladas sólo puede acabar tirando al motero al suelo y se supone que no queremos hacer daño a nadie. ¿Verdad?

0 comentarios. Deja alguno tú.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...