18 feb. 2005

Ni terrorismo ni piromanía

Todos estamos muy atentos a lo que pasa con el Windsor y demás. Ya el sábado por la noche, mientras veía atónito en la televisión, se me ocurrió apuntar la posibilidad de que hubiese sido provocado. Lo cierto era que no veía demasiada lógica en provocar un incendio para quemar ese inmueble, ya que el seguro pagaría ni más ni menos que lo que vale el inmueble, y a los propietarios les resultaría más costosa la demolición y reconstrucción que lo que podrían cobrar, además de dejar de percibir los sustanciosos alquileres de las oficinas del Windsor.

Pero la semana fue avanzando y hubo gente que empezó a apuntar a terroristas islámicos infiltrados entre los trabajadores que realizaban las obras de rehabilitación.

Yo cuando vi la luz fue el jueves por la noche cuando vi en Telecinco la cinta en la que aparecen las siluetas en la ventana. En ese momento lo vi todo claro. Si damos por cierta la cinta, y suponemos su autenticidad, para mí no hay otra lectura que la siguiente:
Un grupo de dos o más individuos se introdujeron en el Windsor con intención de robar documentación de algún tipo e indudable valor. Evidentemente la mejor forma de encubrir un robo es impedir que se sepa lo que se ha robado, e incluso si se ha robado algo o no. Quemar una oficina no sólo destruye las pruebas, sino además imposibilita saber si falta algo.

Las imágenes a mí al menos me parecen esclarecedoras. En la primera tanda, un individuo se mueve a izquierda y derecha de una ventana, en un ademán que parece coger algo de algún sitio (armario, estantería, etc) y entregárselo a alguien detrás de él. En la segunda tanda de imágenes, se enciende una linterna para mirar en alguna parte. La estancia en la que ellos se encontraban no estaba iluminada. Para quien nunca haya estado en el Windsor diré que las oficinas estaban dispuestas con despachos rodeando el perímetro de ventanas, y áreas comunes con mesas de trabajo en la parte central de cada planta. Así, parece que había alguna luz encendida en la parte central, pero que se cuidaron muy mucho de no encender la luz del despacho, pensando quizá que los cristales ahumados no dejarían ver el tenue resplandor de la luz en el interior. Esa luz de fuera del despaco permitiría moverse sin problemas, pero no escudriñar el interior de un armario, estantería o incluso caja de seguridad, para lo cual sería necesaria una linterna, como efectivamente se ve aparecer en esa segunda tanda de imágenes.

Se afirma que el calor debería ser insoportable, pero no hay que olvidar que la masa de aire caliente a gran temperatura tendería a subir, y que el hueco de ascensores y escaleras hacía de tiro para el fuego superior, provocando una tremenda corriente de aire frío desde los sótanos hacia arriba que refrigeraría cualquier estancia por debajo del fuego, lo que permitiría a cualquier ser humano a estar ahí.

Desde su posición verían perfectamente llegar a los bomberos, mientras que los vigilantes de seguridad aseguraban que no había nadie dentro. Desde arriba pudieron ver cómo los bomberos entraban dentro y se escondieron a su paso, volviendo a la actividad cuando se hubieron marchado.

Una vez cometido el robo, no habría más que bajar las escaleras y salir por el sótano que comunica con el subterráneo de AZCA, y que ofrece numerosas salidas en las calles aledañas, algunas hasta a 500m de distancia del Windsor. La mejor forma de salir sería andando, mucho más discreta que en algún vehículo, o quizá en algún vehículo de servicios. Todo esto mientras la policía se afanaba en mantener a raya a los curiosos que en la superficie, intentaban acercarse al Windsor en llamas.

Así las cosas, mi tesis es que ni terrorismo ni piromanía. Simplemente robo, ni más ni menos. Un robo muy bien planeado para robar algo de mucho valor y fácilmente escamoteable, documentos de alguna índole. Y un incendio provocado para ocultar las pruebas. Probablemente no se pretendiera dejar inservible el Windsor, sino que simplemente bastaría un incendio en un despacho o dos para eliminar toda posibilidad de esclarecimiento de dicho robo pero posiblemente se les fue de las manos.

Veremos si la policía científica puede sacar algo en claro del amasijo de porquería a que ha quedado reducido todo. Supongo que el primer paso sería intentar averiguar a quién pertenecía el despacho donde estaban las siluetas, y que el juez instructor interrogue a dicha persona para saber qué guardaba en su despacho que pudiera ser susceptible de ser robado.

3 comentarios. Deja alguno tú.:

vickiglori dijo...

Yo sugiero dos posibilidades alternativas a su teoría: Una, la proyección ectoplásmica; la otra, apunta a que un directivo, que esa noche le dijo a su mujer que no iría a dormir a casa porque "cariño, se me ha acumulado trabajo en la oficina", se llevó ahí a la churri, y después de refocilarse sobre los folios, grapadoras, perforadores, botes de tip-exx, teclados de ordenador y demás complementos ofimáticos con la susodicha, ambos, agotados, cayeron en un dulce sopor sobre la moqueta, del que despertaron a causa del fragor de las llamas que ya devoraban los pisos superiores. Quizá, sin saberlo, las provocaron ellos mismos en el clímax de su encendida pasión. Linterna en mano, lograron escapar sin ser vistos. O bueno, eso creyeron ellos...

Lirón dijo...

Me inclino mucho más por la primera de las opciones, teniendo en cuenta además que aquella noche, acompañando al helicóptero de la policía, podía verse en todo momento un Haunebu supervisando toda la operación, a bordo del cual iba sabe dios qué misteriosos tripulantes.

Por cierto Tipp-Ex lleva dos P y una X.

Lirón dijo...

GUAU GUAU GUAU, TÚ Y YO LO SABÍAMOS.

Me permito abrir con esta frase del inigualable Joaquín Luqui ya que hoy parece que ha aparecido el butrón por el que escaparon los malhechores de la trama ya predicha por mí. Y parece que escaparon exactamente por donde yo había dicho (tampoco había muchas alternativas, era fácil acertar). Lo cierto es que el butrón (por llamarlo de alguna manera) tampoco tiene mucho mérito pues está hecho en una pared de pladur y todos sabemos que el pladur le das con la uña un poco y haces un agujero. Seguiremos espectantes a la investigación.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...