19 feb. 2005

Más que en Lourdes

Sí amigos. Hoy, cuando hace una semana que ardió el Windsor (que ahora que lo pienso, también ardió el Palacio de Windsor en Londres), me he decidido de una vez a acercarme por la zona, con la esperanza de que el pasotismo característico del pueblo madrileño hubiese hecho mella en la población y ya no quedase casi nadie allí. Pensaba hacer alguna foto, pero no, no voy a publicar ninguna foto del Windsor, pues ya estan todos los medios de comunicación hasta arriba de ellas, y lo tenemos ya muy visto. Así las cosas, cámara en ristre (uno nunca sabe cuándo se puede topar con un Pulitzer, como dice mi apreciado Alguersuari), he cogido el coche y me he plantado allí mismo, aparcando sin demasiada dificultad (se notaba que el Corte Inglés estaba cerrado) en la calle Ponzano y he salido por la bocacalle a Raimundo Fernández Villaverde (la calle en la que está el Windsor). Lo cierto es que impresiona tenerlo delante. La última vez que lo había visto había sido hacía una semana, justo la noche que ardía y yo pasaba a su lado con el coche. En aquel momento me imaginé que apagarían el fuego y ya, no podía imaginarme que el edificio entero ardería hasta sus cimientos. A distancia y entre unos árboles le tiro un par de fotos, y comienzo a andar.

Cuando me alineo con la acera no doy crédito a mis ojos. Centenares de personas se arremolinan en la esquina de Raimundo Fdez. Villaverde y Modesto Lafuente. Tanto es así que invaden la totalidad de la acera de dichas esquinas, y además parte de la calzada, por lo que los policías municipales que están allí para asegurar el perímetro de seguridad, tienen que estar más pendientes de controlar el tráfico rodado y el pedestre, conteniendo continuamente a la multitud para que no colapsen la calle. En esa esquina precisamente hay un bar, llamado "La Meka de la Baguette" que a partir de ahora creo que va a cambiar su nombre por "La gallina de los huevos de oro", porque está tan abarrotado como la acera. Creo que ha sido el único comerciante beneficiado por la cremá del Windsor.

Esquina donde se sitúa el bar "La Meka de la Baguette" al que solicito desde ya hagan una inspección fiscal pues sus beneficios van a ser escandalosos durante el presente ejercicio. Si cotiza en bolsa, prometo comprar. (Foto Lirón)


Multitud en el cruce de Raimundo Fdez. Villaverde con Modesto Lafuente que observan las ruinas (a la espalda del fotógrafo). A la izquierda, junto a la cabeza del agente de la Ley y el Orden puede apreciarse el citado bar. (Foto Lirón)

Después de cruzar los dos pasos de cebra sin problema ninguno, ya que esté el semáforo en rojo o en verde, el flujo de personas es tal que los coches no pueden pasar. Tiro unas cuantas fotos, y decido irme hacia la calle Agustín de Bethancourt, que espero esté algo más tranquila.

La calle Agustín de Bethancourt queda justo en dirección sur, por lo que el aire predominante de Madrid, Nor-noroeste hace que toda la calle huela a quemado aún una semana después del incendio. Allí el ambiente es igualmente sustancioso. Además, como esta calle queda cortada al tráfico, la calzada al completo se convierte en una plataforma excepcional para plantar el trípode.

Panorámica del ambientazo que se respiraba entre la multitud de peregrinos que se acercaban a ver la reliquia del Windsor. (Foto Lirón)

En resumen. La ruinosa silueta del Windsor se ha convertido en un lugar de peregrinaje, de culto al que acude gente incluso de fuera de Madrid. Como la tumba de Jim Morrison en París, o el santuario de Lourdes. No me extrañaría nada que de aquí a poco comenzaran a comercializarse minuaturas del Windsor en su estado pre y post incendio en puestecillos callejeros. Seguramente también hay una oportunidad de negocio en la venta de pequeños fragmentos de los restos del edificio, con un sello más o menos mono que certifica su autenticidad, como se hizo con el muro de Berlín. (Y que seguramente sumarían como para construir diez o doce Windsors). Yo tengo un trozo falsísimo del muro de Berlín, pero lo compré en un chiringuito playero aún a sabiendas de que era falso, y el sello se veía a la legua que era una burda copia, pero lo exhibo orgulloso como muestra del afán humano de hacer negocio). El caso es que como santuario, y viendo tanto peregrinaje, a uno le entran ganas de pedirle a la reliquia del hormigón incorrupto del Windsor la curación de los sabañones, algún padrastro o un orzuelo. Ya digo, más que en Lourdes.

2 comentarios. Deja alguno tú.:

Ajare-naua dijo...

Eres un cachondo, espero que dures pese a las críticas.
¿Cómo haces para colgar las fotos en blogger?

Lirón dijo...

Gracias, querido/a lector/a de extraño nombre de difícil pronunciación, por tus ánimos. Pese a quien pese, aquí seguiremos dando guerra mientras los ánimos, y mi jefe me lo permitan, lo cual de vez en cuando es difícil cuando se tienen reuniones hasta las 23.00 como me ha pasado hoy.

En otro orden de cosas: Colgar las fotos en Blogger es algo sencillo cuyo procedimiento puedes encontrar en la página principal de Blogger y en su ayuda.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...