26 oct. 2008

Crema de mocosines

Los hongos de la familia suillus son como los Skoda de los hongos. Como estos, están emparentados con los Audi del reino Fungi, los boletus, pero sólo de lejos. Sin embargo son hongos muy abundantes y muchos de ellos, como los boletos bovinos (suillus granulatus) aun no siendo realmente boletos, conservan parte del delicioso aroma de sus primos lejanos de familia noble. Desde luego son varios los factores que juegan en su contra. Su superficie babosa llena de mocos (de ahí su nombre) hace que no resulten apetitosos a la vista ni agradables al tacto. Y por ende, el proceso de preparación de los mismos hace que, además de laborioso, se vean reducidos a la mitad de su peso una vez listos para cocinar. No obstante yo les he dado una oportunidad y el resultado ha sido excelente.

Dificultad: Baja
Precio: Ecomómico
Tiempo: 50 minutos

Ingredientes (2 personas)

  • 2 Kg de hongos (una vez pelados, los suillus boletus se quedarán en poco más de 1 Kg)
  • 1 cebolla grande
  • 2 puerros
  • 2 dientes de ajo
  • ½ l de caldo de carne
  • Un chorrito de aceite
  • Nata líquida al gusto (unos 100 ml)
  • Finas hierbas
  • Nuez moscada
  • Sal

Preparación
Lo más laborioso de esta receta es preparar las setas. Los suillus en general tienen una cutícula que segrega una mucosidad transparente, recubriendo el sombrerillo. Es preciso retirar esta cutícula tirando desde un extremo. Se pela igual que le quitaríamos la piel a un níspero. Por otro lado, también es preciso quitar el himenio, que no son laminillas como en otras setas, sino una especie de esponja, como en lo boletos. Para quitarlo, empezaremos metiendo el dedo por la parte del pie, e iremos avanzando hacia el exterior. Al llegar al borde habremos de ir con cuidado ya que al ser más fino el sombrerillo, puede romperse y quedarse pegado a lo que vamos a desechar. Una vez limpias y lavadas las setas, las reservamos.
Se prepara un sofrito con la cebolla, el ajo y los puerros cortados en juliana fina. Si la olla tiene el culo lo suficientemente grueso, puedes preparar el sofrito directamente en la olla con el fuego al mínimo. Una vez está todo pochado y la cebolla transparente, agrega las setas cortadas en trozos y sofríelas durante unos minutos hasta que empiecen a pocharse también. Ahora, agrega el caldo y lleva a ebullición. Deja hervir las setas algo más de 30 minutos. Una vez transcurrido este tiempo, bate y si quieres, tamiza con el chino si prefieres una textura más suave (a mí, personalmente, me gustan los pequeños trocitos de setas que quedan). Añade la nata líquida, las finas hierbas, un toque de nuez moscada y finalmente rectifica de sal.

4 comentarios. Deja alguno tú.:

Libélula dijo...

Te falta la foto...

:)

Nacho, el lirón dijo...

No me dio tiempo. Estaba demasiado rica. No obstante es una crema, y queda de color beige muy pálido con leves trocitos de seta, de un color algo más intenso.

raugaro dijo...

Pues no sé exactamente si era de mocosines la crema que nos pasaste, pero tengo que decirte que estaba deliciosa! Que puto manjar! :) Uy!, perdón por lo de manjar.

Salú!
R.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Yo, mientras no me invites, tendré que conformarme con los exquisitos Tagliatelle ale funghi del italiano tan bueno que tengo al lado de casa.

Espero que sepas distinguir bien las setas venenosas de las que no lo son... si es que las coges tú mismo.

Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...