12 dic. 2005

Trasvase va, trasvase viene

La 'resurrección' del mar de Aral | elmundo.es

En estos tiempos en que tan en boca está el tema del agua, me ha llamado poderosamente la atención una noticia a propósito de ese líquido elemento. Hay veces que parece que voces del futuro nos hablan desde el pasado. Pero tal y como pasa con los abuelos, que al estar de vuelta de todo, nos advierten de nuestros potenciales errores, no suele hacérseles caso.

La noticia trata sobre el mar de Aral. Uno de los mayores lagos que hay... Perdón, que había en la Tierra. Era un gigantesco lago (el cuarto del mundo) de 68 mil kilómetros cuadrados, medidos en 1960. A finales de los 90 ocupaba tan sólo 28 mil kilómetros cuadrados. Ruego al lector que visite en este punto la noticia siquiera para apreciar las fotos de satélite del lago tomadas en 1989 y en 2003. La diferencia de ambas en tan sólo 4 años es francamente alarmantes.

Y ahora bien. ¿Qué ha ocurrido aquí? ¿Qué ha producido este cataclismo ecológico y humano? Miles de personas han perdido su modo de vida. las ciudades costeras ahora están literalmente en medio del desierto, además de que la disminución del volumen de agua ha aumentado la salinidad hasta niveles desorbitantes que impiden el consumo de ese agua, además, esa misma disminución ha provocado que los vertidos contaminantes que antes tenían un impacto moderado, sean ahora de niveles intolerables debido a la poca cantidad de agua.

Muy sencillo. La obcecación humana por llevar la contraria a la sabia Naturaleza. La obsesión por crear campos de algodón donde de forma natural sólo podían crecer cardos, trayendo el agua trasvasándola de donde fuese necesario.

Al Aral le quedan 7 años de vida. Muchos de nuestros hijos nacidos o por nacer ya no sabrán lo que es el mar de Aral, aunque, como ácidamente cita la noticia, en los mapas, por recientes que sean, sigue apareciendo el mar de Aral en sus esplendorosos niveles de mediados del siglo pasado.

¿Seremos capaces de extraer una moraleja de este hecho? ¿Seremos capaces de ver que la solución para plantar tomates (o crear campos de golf) donde no hay agua no es traerla de otra parte? ¿Qué precio estamos dispuestos a pagar?


"El hombre no debería habitar donde no luciese el sol, o donde no corriesen los ríos."
Platón

0 comentarios. Deja alguno tú.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...