4 oct. 2012

Energúmenos, energúmenos everywhere...

Creo firmemente que uno tiene que modular (no he podido evitarlo) su discurso en función de su audiencia. Por eso no es lo mismo que un "mindundi" diga que los condones son malos, agarrado a la barra de un bar, a que lo diga el Papa, que me han dicho tiene cierto predicamento entre unos cuantos millones de humanos. Por eso es tan peligroso que un imán predique barbaridades en el sermón, o que llame a la guerra santa.

Santi Rodríguez, conocido popularmente como "el frutero" es un humorista que ha tenido alguna que otra polémica en la red. De las más sonadas fue una enganchada con Shangay Lily, a consecuencia de la cual el humorista protagonizó una espantá de Twitter y ganó unos cuantos miles de seguidores. Recuerdo que en su momento y a pesar del oscurantismo, al enterarme en su timeline (hasta ayer le seguía) de que Santi había sido insultado salvajemente e incuso amenazado de muerte por una panda de radicales, me posicioné frontalmente. De verdad que no soporto a los intolerantes, ni a los energúmenos, ni a los que defienden sus ideas atacando no las ideas del contrario, sino al contrario en sí mismo. Por aquello que dijo Voltaire de "opino lo contrario que usted, pero defenderé hasta la muerte su derecho a expresarse." Los progres somos así de buenri.

Un problema que padece mucha gente es confundir a la persona con su obra. Una vez oí decir a Kirai (la frase igual no es suya, pero yo la conocí por él) que él no admiraba personas, que admiraba sus obras, sus hechos. ¡Y es una gran sensatez! Newton nos dejó importantísimos avances en Física y Matemáticas, pero como persona dejaba bastante que desear. Aparte de ser un maniático insufrible y un misógino, era un tío bastante rastrero y mezquino, capaz de robarle su trabajo al pobre Leibniz que creía ser su amigo entre otras lindezas. Michael Jackson fue un cantante innovador y una estrella del pop, y nos dejó temas musicales que forman parte de la historia artística de los ochenta y los noventa, aunque en el plano personal le encantara ponerle leche con galletas a tiernos infantes para después meterse en la cama con ellos. Lo uno no quita lo otro. Considero a Newton un gran científico y una mala persona. No es incompatible ser bueno en tu trabajo con ser un capullo integral. Y también se da el caso de personas encantadoras que han elegido mal su profesión, y trabajando son desastrosas. Sin embargo los microminds no saben distinguir una cosa de la otra. Si les gusta el trabajo de una persona, automáticamente pasan a idolatrarla y adorar todos y cada uno de sus actos, incluso si se come el cerúmen de las orejas. Voy a permitirme asumir que como conocer a todos y cada uno de los habitantes de una ciudad como Valladolid no es ni posible ni mentalmente saludable, la inmensa mayoría de los seguidores de @Santihumor, siguen al humorista, no a la persona, aunque se pronuncien categóricamente sobre la persona.

¿Y a qué viene todo ésto? Ayer comenzó una situación surrealista que se ha prolongado durante toda la noche y hasta esta mañan. Este personaje, Santi Rodríguez (@Santihumor) expresó ayer que era una buena idea que determinado periódico respondiese al artículo de New York Times en el que aireaba la realidad de la vida en España, con imágenes de gente rebuscando en la basura algo que llevarse a la boca (recomiendo a todo el mundo el artículo). La respuesta de este periódico andaluz era una colección de fotos de gente sonriente. El slogan de Twitter es "join de conversation", ¿no? Pues yo me uní, y le contesté a Santi que esconder la mierda debajo de la alfombra no es la solución, y que no necesito que nadie me diga cómo sonríen algunos, porque de lo que hay que informar, para buscar una solución, es de la miseria que pasan algunos otros. No hace falta "solucionar" la sonrisa de unos niños. Esconder la miseria sólo es mirar para otro lado. Sólo es autoengañarse para autoconvencerse de que todo va guay, para autoconvencerse de que España va bien. Y aquí Santi dijo que a él le seguía pareciendo bien, y sin querer entrar a debatir me dijo eso de "para tí la perra gorda" (el ti lo puso con tilde, tal cual lo he transcrito).


Y oiga, cojonudo. Que nadie está obligando a nadie a charlar de nada. Pero ante una respuesta así, me manifesté diciendo que esta persona era alguien "poco dialogante". Cuando ante una discrepancia sin ninguna salida de tono, se zanja la discusión sin más, eso es ser poco dialogante. Y puede ser opinable, claro. Habrá otros con los que sea un encanto, pero en base a mi experiencia personal con este señor eso es todo lo que puedo decir.

A raíz de emitir yo esa opinión este personaje comenzó a inflamar la red posteando para sus miles de seguidores que yo "le había puesto pingando". ¿Poner pingando? ¿Por hacer una consideración a título personal sin insulto alguno? Aclararé aquí que yo no soy una persona que insulte por muy encendida que sea la discusión, salvo que se me insulte previamente, y aun así me limitaré a algún exabrupto para mandar a paseo al irreverente y punto. Pero lo cierto es que yo no había insultado a nadie, había emitido una opinión. Decir que alguien es poco dialogante es como decir que alguien está gordo o que es guapo. Puede estar sólo rellenito o ser simplemente resultón, según para quién. Eso no es un insulto ni aquí ni en Lima.


Pero claro, este señor tiene más de 100.000 followers, y de entre sus decenas de miles de seguidores, estadísticamente debe de haber varios psicópatas (de hecho unas cuantas decenas). Tras azuzármelos Santi, como era de esperar unos cuantos de ellos se liaron a insultarme. Si no fuera porque no me afecta lo que me diga un micromind, sería para poner una denuncia por injurias ante la policía. De hecho uno especialmente pesado seguía insultándome, inasequible al desaliento, incluso esta misma mañana y le he mandado a que se compre un libro de sudokus para que se entretenga, y a que insulte a su puta madre (sic). (Sí, he caído)

Por supuesto, aunque @Santihumor estaba mencionado en todos estos tuits y por tanto estaba al tanto de la que se estaba liando por parte de su legión de energúmenos, supongo que se estaría frotando las manos como las moscas porque no medió en ningún momento para contener a su horda, tan majete que dicen que es... Otro grupito no menos numeroso no me insultaba, sino que me decía insistentemente que Santi era un tío muy majete. El más majete que uno se puede encontrar por la red (porque no conocen al Dalai Lama...). Yo no sé si es majete o no, no me he tomado nunca unas cañas con él, y sólo opino de aquello sobre lo que tengo elementos de juicio. La cuestión aquí es que mucha gente se queda sólo en los titulares sin profundizar en la noticia. Y eso no sólo pasa cuando la gente lee prensa, sino que pasa cuando la gente se entera de algo. Y esa horda de microminds enfurecidos, o bien eran lerdos merecedores de subsidio por invalidez, si es que consideraron que realmente decir que alguien es poco dialogante es un insulto, o bien eran simplemente unos hooligans descerebrados que ni se molestaron en ver el meollo del asunto y siguieron a @Santihumor como quien sigue al Papa. Fe y ojos cerrados paso a paso hacia el precipicio. Es lo que tiene el fundamentalismo. Por toda defensa @Santihumor esgrimió que "mis amigos" estaban enfrentándose a él.


Creyendo que quizá alguien conocido le estaba machacando, le pedí por favor que me indicara uno (sólo uno) de esos "amigos míos" que le insultaban. Pero se salió por la tangente diciendo que claro, que los borraba (¿se puede borrar un tuit?) y les bloqueaba y tal y pascual, y claro, no podía decirme ninguno. Todo sea dicho, que sólo un "amigo" mío, (en realidad un follower) se metió en el fregao y no con @Santihumor sino con el pobre energúmeno micromind al que yo ya había mandado un rato antes a hacer sudokus (y a insultar a su puta madre). Y sí, yo sí medié para que desistiera y la cosa no fuera a mayores.

Conclusión: Pues que un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Azuzar de esa manera a tus hordas de orcos correligionarios contra alguien está feo. Si además lo haces en base a una mentira (decir que se te insulta cuando no es así), está más feo aún. Y si uno va de pobre-víctima-famoso-en-twitter-con-el-que-todo-el-mundo-se-mete, inventarse falsos insultos para inflamar los ánimos luego no mediar cuando tus correligionarios están insultando clara, manifiesta y gravemente, hace poco creíble tu papel de tío hiper majete. ¿Por qué sucede esto? Primero, por entrar en un foro de debate como es Twitter (join the conversation) sin querer conversar, sino pontificar. Segundo, por no aceptar que te digan a la cara verdades como puños. Por supuesto nadie está obligado a ser dialogante, pero si es así y alguien te lo espeta a la cara, pues mastica diez veces con cada lado, y traga. Tercero, por usar una supuesta influencia en la red como arma arrojadiza, como un ejército de zombies del que tirar cuando uno está en apuros, aunque sea un apuro dialéctico. Cuarto, por dártelas de majete y no serlo tanto en realidad, mintiendo para hacerte la víctima, rasgándote las vestiduras por un insulto que nunca existió, y al tiempo azuzando, fomentando y permitiendo con complacencia gravísimos insultos e increpaciones por parte de tu masa de descerebrados teledirigidos.

Pues eso, chicos... Admirad hechos, no personas.

3 comentarios. Deja alguno tú.:

Mery dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mery dijo...

Hola, no te escribo para discutir, porque me parece una pérdida de tiempo y en cierto modo, estoy de acuerdo contigo. Pero me gustaría decirte que soy una persona de lo más normal, y que conozco a Santi, como persona, y me cae bien, es majete (tal y como te han dicho) y no, no me parece bien que haya hecho tal cosa contra ti, es más, me parece increíble...que no digo que lo que tu explicas aquí sea mentira, para nada, ya que yo también le sigo, es fácil seguir este tipo de cosas en twitter, pero también quiero que por tu parte, no veas todo lo negativo, e intentes por un momento ponerte en su papel, él no trata así a la gente, para nada, te lo digo por experiencia, y supongo y espero que haya sido solo un caso aislado. Puede ser que no fuese un buen momento para él, y como (por muy famoso que sea) es humano, la ha tomado contigo. No voy a seguir liando la cosa, simplemente quería eso, que probaras a intentar ponerte en la piel de un famoso que posiblemente, sí sea insultado millones de veces y en un momento de desliz, la toma con alguien que no lo merece. También puntuar, que al escribir este artículo, estás haciendo exactamente eso que denuncias. Injurias.
Un saludo.

Nacho dijo...

Hola Mery. Gracias por tu respetuoso comentario.

Verás, las vivencias de alguien no justifican en modo alguno las acciones de ese alguien. No sé si Santi sufre mucho o poco, si se le insulta mucho o poco, si se es con él intolerante o no. Pero me da igual. Eso no justifica de ninguna manera que se mienta, que se haga victimismo gratuito y que se inflamen a las gentes cargando las tintas con alguien que simplemente ha expresado una opinión que a él no le ha gustado. Y respecto a lo de que "él no es así", pues qué quieres que te diga... Conmigo sí ha sido así. Por sus actos los conoceréis. Si como dices la ha tomado con quien no lo merece, le espero pacientemente (yo no le he bloqueado a él, él a mí sí) a que se disculpe.

Y por último, respecto a lo de las injurias, repasa su definición. Narrar unos hechos no es injuriar a nadie. Insultarle sí. Yo a Santi no le insulté, pero recibí de su ejército de descerebrados una auténtica lluvia de burradas. Ahora dime quién injuria a quién.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...