5 jun. 2013

La policía y la Guerra de Troya.

Ayer nos levantamos con un notición relacionado con el borrador del Código Penal que prepara el Ministerio de Justicia. Según nos contaban los medios, la policía iba a "usar troyanos" para vigilar a los malos. ¿En serio?

Vamos paso a paso. ¿Qué es un troyano? Un troyano es un préstamo (no muy elegante, todo sea dicho) de la expresión inglesa trojan horse que significa literalmente "caballo de Troya". Supongo que ni el tato ha leído la Ilíada pero seguro que fuisteis al cine a ver a Brad Pitt en Troya. ¿Os acordáis de Ulises y sus colegas cuando se cuelan en Troya dentro de un gigantesco caballo de madera que parecía un regalo para la ciudad pero del que por la noche, cuando los ilotas idiotas se van a dormir, sale el comando griego de dentro del caballo, abre las puertas de la ciudad al resto de los griegos que están fuera y la conquistan sin pegar un tiro? Pues eso. Un troyano es exactamente eso. Algo que parece inocuo o incluso útil, como el precioso caballo de madera, pero que dentro contiene un secreto inconfesable que puede hacerte daño. Troyanos son todos los programas que habréis recibido diciendo ser fotos. Un troyano es un programa informático hecho ad-hoc para contener en su interior código malicioso. Y ese código malicioso puede ser un virus que infecte otros programas, pero el troyano es el vector de infección inicial. Es el paciente cero.

El código malicioso de un troyano usado por la policía podría interceptar las transmisiones del ordenador infectado, además de incluir un keylogger, que es simplemente un programa oculto que registra cada pulsación de teclado (sí, las contraseñas también, aunque aparezcan como *********) y por último, enviar toda esta información de vuelta a la policía. La cuestión es: ¿cómo conseguir que los malos se infecten? Supongamos que la policía persigue a una red de pornografía infantil. ¿Van a mandarles un correo con un adjunto fotosdeniñosenbolas.exe, con la esperanza (mucha esperanza) de que lo ejecuten y se infecten? Y luego, estarán esperando que los malos no tengan antivirus, ¿verdad? ¿O el Ministerio del Interior #marcaEspaña piensa llegar a acuerdos con todos y cada uno de los fabricantes de antivirus del mundo mundial para que pasen por alto su troyano? Y si yo me entero de que un antivirus me protege sólo ante determinados virus, ¿no me pensaré dos veces renovar mi contrato con esa empresa? (sí, yo uso un antivirus de pago, ¿tú no?) ¿O piensan entrar en casa de los malos esperando encontrarse el ordenador sin contraseña, instalar corriendo el troyano e irse de puntillas? Al margen de que la infección es casi de ficción científica, pero además, un programa así implica dejar una vulnerabilidad abierta a otras personas ajenas a la labor policial. Sería como si la policía entrase en tu casa a hacer un registro y dejase luego la puerta abierta al salir, dejándote con el culo al aire ante cualquiera que quisiera entrar después. ¿De verdad va a permitirse algo así? Tsk tsk.

Pero los medios de desinformación van y le preguntan sobre el particular a un profesor de Derecho, que habla de "las contraseñas guardadas en la memoria" #facepalm y claro, cunde la alarma.

En definitiva, el titular podría haber sido "La policía utilizará la telepatía para anticiparse a los delitos" y crear una especie de división de precrimen, a lo Minority Report. Por pedir, que no quede.

0 comentarios. Deja alguno tú.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...